Sobrepasado por las posibilidades

Todos los días echo un vistazo a las noticias que ofrecen los diversos medios de información de este nuestro mundillo de los videojuegos. También sigo, en redes sociales, aquello que me interesa y, por supuesto, escribo sobre ello. Pero hay tanto para ver, para jugar, para comentar, que de vez en cuando no puedo evitar sentirme sobrepasado ante semejante cantidad de juegos y cosas relacionadas con los mismos.

La Mansión de las Almas Ocultas (Saturn)

Llevaba tiempo sin dedicar un artículo a aquellos juegos que, por diversos motivos, ocupan un espacio privilegiado en mi colección y mi memoria. Dado que en el blog ya he comentado juegos de Amstrad CPC, Mega Drive, Xbox e incluso recreativa, hoy le toca el turno a una pequeña joya del catálogo inicial de Saturn, consola que dicho sea de paso es la que más gratos recuerdos me trae de cuantas he tenido el inmenso placer de disfrutar a lo largo de mi vida. Os invito a adentraros conmigo en este mágico lugar…

El fútbol ya no es lo que era…

El fútbol es algo que, a día de hoy, me produce sentimientos encontrados. Por un lado como deporte me gusta, a pesar de que hace años que no lo practico. Pero me desagrada enormemente su vertiente más mediática. De hecho, hace también mucho tiempo que dejé de seguir las retransmisiones de los partidos tanto en radio como en televisión, y no me apetece volver a retomarlas. En lo que se refiere a los videojuegos, esto obviamente ha influido en mi motivación para ponerme a jugar con determinados títulos pero ello no significa que no haya ninguno que, al menos, me llame un poco la atención. Sin embargo, ha cambiado todo tanto que lo cierto es que, a día de hoy, casi ninguna de las propuestas actuales me atrae…

Mi última adquisición relacionada con Shenmue

“Shenmue” es una saga que cambió mi vida. No es para mí por lo tanto un juego más, una historia más o un universo más de esos muchos que todos, a lo largo de los años, conocemos y llegamos en algunos casos a vivir como nuestros. Es tal el apego que siento hacia la obra creada por Yu Suzuki que a menudo me arrepiento de no haber adquirido ciertas piezas relacionadas con ella, como por ejemplo las figuras de Ryo Hazuki y de Lan Di que lanzó la compañía First 4 Figures pero, por desgracia, su precio era demasiado alto para mis posibilidades. Sin embargo, me he resarcido de aquello en cierta forma comprando otro producto por el que, dada su calidad, ha merecido la pena pagar lo que vale…

En busca del manual perdido

Si hay algo que nos gusta en especial a muchos de los que amamos lo “retro” es el poder tener los juegos “completos”, es decir, con su caja y su manual. Cierto es que no se juega con ninguno de estos elementos, que se hace con el cartucho o disco de turno pero no lo es menos que tanto la caja y su carátula como el manual de instrucciones son parte de ese trabajo que la compañía realizó en su momento para nosotros y que embellece y dota de un gran valor al conjunto, pues no es lo mismo guardar solo el soporte que contiene el juego que atesorar el producto en su totalidad y de ahí en especial aquellos casos no solo de los juegos sino de las máquinas también, en los que el viejo envoltorio de cartón se llega a cotizar tanto o más que lo que guardaba dentro. A menudo mucho, demasiado más, pero eso es otro tema que trataré en el futuro…

Si se hiciera lo mismo con otras cosas…

Sé que me voy a meter en camisa de once varas (o más) por decir esto. Es posible que me lluevan las críticas o peor aún incluso, que se ignore todo lo que de ahora en adelante comparta de este blog mío pero no puedo permanecer callado ante lo que está sucediendo en relación a la polémica que ha suscitado la no inclusión del español en las remasterizaciones de los dos “Shenmue” que verán la luz, si no hay ningún contratiempo y la información que han dado en algunos sitios es correcta, a finales del mes de septiembre de este año…

Reacciones al Sega Fes 2018

Este fin de semana ha sido muy especial para los seguidores de la compañía japonesa Sega, pues ha tenido lugar un evento conocido como Sega Fes en el que, como ya seguro bien sabéis, se han anunciado las reediciones de los dos primeros “Shenmue”, una Mega Drive Mini al estilo de las réplicas de las consolas de Nintendo y el regreso de una franquicia muy querida por esos lares como es “Sakura Wars”. Como suele ocurrir, muchos somos los que nos sentimos dichosos ante tales anuncios pero no es oro todo lo que reluce al menos para aquellos que, tras descubrir ciertas informaciones, han comenzando a expresar su malestar. Veamos qué es lo que les ha llevado a ello…

La saga comienza… de nuevo

El mundo ha cambiado para siempre, estalló la bomba, las redes arden o, como a veces dice un amigo mío, simplemente notición el que se ha producido hace poco en el Sega Fes 2018 que se está celebrando en estos momentos en Tokyo. Y es que, dejando el sensacionalismo a un lado, ese momento largamente esperado por los fans de “Shenmue” entre los que me cuento se ha hecho realidad y este año veremos por fin en consolas y ordenador una revisión en alta definición de los dos primeros capítulos que vieron la luz por primera y única vez en Dreamcast hace ahora casi 20 años…

Las licencias, siempre las malditas licencias…

Supe de esta noticia hace unos días cuando, sin todavía salir de mi asombro, me enteré por la prensa habitual de que Rockstar eliminará de “Grand Theft Auto IV” una buena parte de las canciones a causa de la caducidad de las licencias de uso de las mismas en el juego, y a pesar de que esta saga no es santo de mi devoción no puedo sentirme sino decepcionado, molesto e incluso indignado por un hecho que no ha ocurrido ni por primera ni por última vez porque, a pesar de gestionarse de una manera absurda, la presencia de licencias de todo tipo es para casi todos los usuarios absolutamente necesaria en una gran parte de los juegos actuales.

Shinobi (recreativa)

Año 1987. Lugar, barrio de San Blas Alto en Alicante capital, en concreto un bar que tenía, además de la aún habitual máquina conocida como “tragaperras”, un mueble arcade de color negro con un videojuego que cambiaría mi vida. El ahora clásico “Shinobi” de Sega llegó como un juego más, uno de tantos que se podían ver y disfrutar en los salones recreativos pero pronto demostró que no era solo un programa informático destinado a entretener. Al menos no lo fue para mí porque no solo se convertiría en uno de los juegos que más he jugado a lo largo de todos estos años (y de hecho, continúo haciéndolo) sino que me dio la oportunidad de adentrarme en un mundo totalmente desconocido para mí, un mundo que me hizo quien soy. Estoy seguro de que ni sus propios creadores pudieron jamás imaginar que su obra tendría tal influencia en un niño español de apenas 9 años…