Algo nuevo en GoodGame

Algunos de vosotros me conocéis como bloguero desde hace mucho tiempo por mis antiguos blogs y puede que recordéis que, en uno de ellos, escribí un artículo sobre una tienda por entonces nueva que vendía videojuegos de segunda mano y “merchandising” relacionado con ellos además de con el manga, las series y las películas de moda. Esa tienda, que está situada en el centro de Alicante, se llama GoodGame y hoy quiero, además de recordarla, contaros algo nuevo sobre ella…

Pasiones que despiertan de nuevo

Es imposible que seamos siempre los mismos, pues el paso de los años y las vivencias que acumulamos nos van forjando como personas. Aprendemos cosas nuevas, a ver la vida de otra forma y, por supuesto, adquirimos hábitos y aficiones que tiempo atrás nunca tuvimos. Pero también vamos dejando muchas cosas atrás sobre todo porque ya no nos llenan, no nos dicen nada ni nos hacen sentir nada especial. En lo relativo a los videojuegos quiero hoy contaros varios ejemplos de esto último…

Los épicos combates de Mutant Fighter

Cuando hablamos de lucha 2D a todos se nos vienen siempre a la cabeza los mismos nombres: “Street Fighter”, “Mortal Kombat”, “King of Fighters”, etc. Se han convertido en representantes del género, en sus estandartes, pero tanto antes como después de la aparición de estos títulos hubo otros que no alcanzaron el éxito y no porque no lo merecieran sino porque, en parte, sus planteamientos eran tan diferentes al canon establecido que pocos eran los que, tras probar, volvían a echar otra moneda. Uno de los que sí tuvo cierta fama fue “Mutant Fighter”, un juego en el que diversos personajes mitológicos, en busca de la gloria, se ven las caras en un torneo para ver quién es el mejor de todos…

Khara, The Game

No son pocos los que ansían hacer algo más que jugar con videojuegos. Están aquellos que tienen el conocimiento, los medios y la pasión para crearlos para ser jugados por ellos mismos y, sobre todo, por otros con la esperanza de llegar a vivir de su trabajo algún día. No obstante, para llegar hace falta algo más que talento. Hace falta alguien que apoye tu idea, que te permita llevarla a cabo, convertirla en realidad, y una de esas vías es la que ha servido para lanzar, en PlayStation 4, el juego del que quiero hablaros: “Khara, The Game”.

Hacia una mayor presencia femenina y diversidad racial

Vivimos tiempos turbulentos, tiempos de odio, de fanatismo, de falta de libertad, tiempos en los que dar una opinión sobre cualquier tema hiere sensibilidades, fomenta campañas de acoso y, demasiado a menudo, puede llegar a matar. No obstante, ello no impide que hoy, más que nunca, la gente utilice este gigantesco altavoz que es Internet para decir lo que piensa o lo que cree que debe decir para que otros no piensen mal de ellos…

Virtud de la amistad

Incluso en el más oscuro de los pozos se puede ver algo de luz. Y si además alguien te lanza una cuerda con la que poder iniciar lo que sin duda será una dura ascensión, no se puede estar más que agradecido por ello. Así me siento yo en estos momentos merced a una conversación mantenida esta mañana con el que una vez más ha demostrado ser por méritos propios mi mejor amigo. A él en particular le quiero dedicar este post…

Distintas épocas, distintos jugadores

Los videojuegos han cambiado mucho a lo largo de los años y la forma de “disfrutarlos”, por lo visto, también. Hay quienes “se adaptan” a los nuevos tiempos y pasan por el aro y quienes no. Yo soy de estos últimos y sea por la época que viví o por mi propio carácter, lo cierto es que mi forma de jugar es muy diferente a la que impera en la actualidad donde los videojuegos se han convertido en buena medida en bienes de consumo inmediato que, como el cine o la televisión, “se usan y se tiran”…

Atisbando el final del camino

Aquellos que conocen este blog desde sus comienzos es posible que recuerden el que fuera su segundo artículo, que dediqué a mi vínculo con los videojuegos y la perspectiva de futuro de este (para leerlo, pinchad aquí). Ha pasado un poco de tiempo desde entonces y puedo deciros que la sensación que tuve no solo no ha desaparecido ni menguado sino que ha crecido y bastante. En otras palabras, eso que jamás pensé que pudiera ocurrir, que si me lo hubieran dicho hace unos años quizá me habría hasta reído a carcajadas, hoy es una rotunda realidad…

Cajas de juegos, cómo habéis cambiado

Los más jóvenes todavía tienen la fortuna de conocerlas aunque en buena medida, sobre todo entre los usuarios de juegos de ordenador, estas hayan ido perdiendo poco a poco presencia hasta su casi total desaparición. Os hablo de las cajas de videojuegos, un elemento desde siempre asociado a los mismos pero que ahora, debido al auge del mercado digital, poco significa para mucha gente más allá de un estorbo del que se puede prescindir.

Ser parte de un videojuego

“Ese podría ser yo” es algo que seguro que muchos de los que estamos metidos en el mundillo nos hemos dicho a nosotros mismos al imaginarnos en la piel de un personaje concreto de un juego determinado. Por desgracia eso casi siempre se queda en el “podría” pero hay ocasiones en las que se dan las circunstancias que propician dar ese anhelado paso, que nos brindan la oportunidad de formar parte de aquello que tanto nos gusta, de ser una parte real del resultado. Eso fue lo que yo estuve a punto de vivir hace mucho tiempo…