The Girl and the Robot (Deluxe Edition)

Tengo pendiente un tema sobre el que llevo tiempo queriendo hablar, y este no es otro que el de lo que nos guía a la hora de comprar. En mi caso, y de esto hablaré más en su momento, suelo a menudo dejarme llevar por el instinto. Es decir, aquello que compro me tiene que llamar la atención de alguna forma, me tiene que decir algo.

Es por eso que no tengo en mi colección muchos de los títulos que son adquiridos por la mayoría de usuarios. Eso no significa que no sean buenos juegos pero que lo sean no implica que deban gustar a todo el mundo, ¿verdad? Por el contrario, juegos por los que casi nadie pagaría pueden tener esa “chispa” que despierte mi interés y este “The Girl and the Robot” ha sido uno de esos casos. Era la única unidad que les quedaba en la tienda (lo compré en El Corte Inglés) y después de jugarlo y completarlo, voy a comentaros qué me ha parecido…

En “The Girl and the Robot” comenzamos manejando a una niña que se encuentra prisionera en una torre. Una vez fuera de ella, nos encontraremos poco después con el robot que nos acompañará durante el resto del juego y al cual también podremos controlar. El juego es una sucesión continua de puzzles en los que habrá que saber bien cómo hacer uso de cada uno de los personajes y he de decir al respecto que hacía mucho que no me encontraba con algo tan complejo y sumamente enrevesado en según que momentos. También hay lugar para la acción en la que nos enfrentaremos a otros robots y al oscuro personaje que los controla. Si bien la mayor parte de la lucha la deberemos resolver a golpe de espada y/o arco, en algunas ocasiones la pequeña también tendrá que poner de su parte para lograr la victoria.

Nuestro éxito depende de que la niña no sea capturada en ningún momento, pues esto pondrá fin a la partida al igual que si, mientras usamos al robot, este recibe demasiados impactos. Sabremos que estamos en peligro porque el orbe blanco situado a su espalda resplandecerá adquiriendo un brillante color rojo antes de que perdamos una de las tres partes de la armadura que nos protege, pudiéndolas recuperar tras cada batalla gracias a la pequeña.

La historia no se nos narra de una manera habitual ya que no existe ni una sola linea de diálogo, lo que nos obliga a prestar mucha atención a las secuencias y otros detalles como por ejemplo una serie de cuadros que nos hablarán de las vivencias de personajes concretos que nos ayudará a entender la trama. No obstante algunas cosas parecen quedar en el aire pero no descubriremos el porqué hasta que completemos el juego.

Ya si hablamos de lo técnico, es posible que el apartado gráfico os pueda chocar en un principio debido a su sencillez. Todos los elementos presentan un diseño simple pero bonito, tanto en el modelado como en sus detalles. Es cierto que se pueden echar en falta cosas que estamos acostumbrados a ver en otros juegos como por ejemplo varios NPCs que doten de un poco de vida a algunos lugares pero en Flying Carpets Games, estudio indie que debutó en la industria con este juego, debieron pensar que era más importante centrarse en la propia aventura y obviaron todo aquello que creyeron que no iba a aportar nada a la misma. Y pienso sinceramente que, a tenor del resultado final, hicieron bien en seguir ese camino…

La música es otro punto a tener en cuenta, con piezas también sencillas pero efectistas. De hecho, el principal (y único) atractivo de la versión “Deluxe Edition” que compré para PlayStation 4 es un segundo disco con la banda sonora del juego, un añadido de esos que merece la pena tener aunque solo sea por el esfuerzo realizado en su distribución para que la podamos disfrutar.

“The Girl and the Robot” no es un juego largo y un usuario medio puede acabarlo en unas pocas sesiones cortas (o una larga, eso ya depende de cada uno) a pesar de la dificultad que entrañan algunos de los puzzles que hay que resolver. Es curioso que mi primera impresión fuera la de estar ante una propuesta bastante simple y enfocada a los más pequeños pero cuando llegaron los desafíos más serios me di cuenta de que no era así. Además, otro detalle que me llamó mucho la atención fue que durante los primeros momentos, mientras se nos enseñan los controles del juego, el texto siempre nos habla de “usted”.

Mi veredicto final hacia este juego es que, si sois de los que buscan portentos técnicos y no vais más allá, os olvidéis de él. Pero si lo que de verdad os importa de un juego por encima de otras cosas es que sea jugable, puede ser un buen momento para hacerse con él (yo lo compré nuevo por 20 euros) y tal vez os guste como a mí y disfrutéis de una experiencia breve y visualmente sencilla, pero muy digna.

Otros artículos del blog

One comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.