Lo “retro”, de mal en peor

Hoy ha sido un día extraño. Llevaba bastante tiempo esperando que llegara el momento de visitar el que, por desgracia, ha sido el único evento “retro” de este año aquí en Alicante, puesto que no hemos tenido edición de “Retroconsolas” por motivos que he ido conociendo pero que no viene al caso explicar porque lo que me interesa no es solo deciros cómo he visto “RetroAlacant” sino comentaros además las reacciones propias y de algunos buenos amigos que han estado conmigo y que, a tenor de cómo he titulado el post, ya os podéis imaginar por donde irán.

Pero lo primero es lo primero, y ahora toca hablar del evento en sí. “RetroAlacant” ha tenido lugar este día 13 en el Centro Cultural “Las Cigarreras” (la antigua fábrica de tabacos en la que trabajaron muchas mujeres, de ahí su nombre). Ha abierto sus puertas a las 10:00 y las ha cerrado a las 20:30 y aunque no puedo daros datos concretos, a lo largo de toda la jornada ha habido un continuo ir y venir de personas que se han detenido en los varios puestos de venta de material o han disfrutado jugando con alguna de las máquinas “retro”, arcades y ordenadores, que había dispuestas para ello. Yo mismo he podido echar una partida esta tarde, en la que ha sido mi segunda visita pues ha sido esta mañana cuando he ido por primera vez para ver todo y, de paso, pillar algo de material.

Ya os adelanto que la “caza” no ha sido muy buena. Apenas me he traído unos pocos juegos y, cosa rara en mí, una taza serigrafiada pero lo curioso es que solo yo he acabado comprando algo. Los dos amigos que me acompañaban han salido de vacío y, si bien no le he dado demasiada importancia porque, al fin y al cabo, cada uno gasta su dinero en lo que quiere porque no se está obligado a comprar nada en un evento de estas características, en la visita de la tarde he podido ver algo parecido pero por diferentes motivos…

Otro amigo, acompañado a su vez por otra persona afín a este mundillo, ha compartido su malestar en referencia al cada vez más abusivo precio de muchos de los productos. Ello le ha llevado a rechazar de plano varias cosas que esperaba comprar porque no está dispuesto a pasar por el aro y, ¿queréis saber una cosa? Yo le aplaudo a él y a quienes tienen la misma firme convicción para no dejarse manipular ni por el consumismo ni por esta fiebre por lo “retro” que nos está conduciendo a lo que a todas luces es una verdadera burbuja que, en mi opinión, más pronto que tarde acabará reventando.

No merece la pena volver sobre un tema como el de la especulación, ya mil veces debatido, pero ello no debe enmascarar una realidad, la del encarecimiento progresivo de los productos “retro” a causa de la todavía fuerte demanda que existe y que, unido al menos en mi caso a la falta de material de mi interés, ya ha hecho que saliera esta mañana del evento reflexionando sobre la conveniencia de acudir a sitios como este para adquirir material. Por desgracia no había mucho más que hacer allí, ya que no ha habido ningún acto relacionado con lo “retro” que amenizara la estancia y cuya ausencia ha convertido a esta tercera edición de “RetroAlacant” en la, para mí y con diferencia, más floja de cuantas se han celebrado.

Esto, unido a lo mencionado sobre el coste de los productos y de lo cual la organización, dicho sea todo, no tiene culpa alguna, han hecho que me plantee varias cosas acerca de un mundillo, el de lo “retro”, que comenzó un día, como tantas otras cosas, con una gran ilusión de la que poco queda ya por culpa de la avaricia de quienes han visto en esto un filón con el que enriquecerse a costa de la nostalgia de los demás.

Solo una cosa más puedo añadir, dirigiéndome a aquellos que comercian no solo con juegos, consolas y demás artículos “retro” sino con los sentimientos de quienes todavía profesamos cariño hacia todo esto: si piensan seguir por el mismo camino, que ya no cuenten conmigo ni en este ni en ningún otro evento…

Otros artículos del blog

5 comments

  1. Muy bien, toda la razón y como uno de los organizadores de retroalacant tengo que pedir disculpas publicas a mr gamepad y sus amigos, repasemos:
    1 no teníamos charlas anunciadas, entiendo que al llegar y no tenerlas te sientas estafado ya que pagaste el precio de 0€ por la entrada

    2 Esta claro que el contenido era muy escaso, unos 8 retroordenadores , la mayoría de los memos comunes, una vectrex y seis arcades, todo preparado para jugar durante todo el dia de forma gratuita, por esos 0€ entiendo que te sepa a poco

    3 los precios de los comercios, no encontrar juegos valorados en 100 por 10 nos fastidia a todos, pero las tiendas son las mismas que en la universidad( el evento bueno) pero las mismas y claro nosotros les cobramos la cifra de 0€ por poner el puesto , lo cual ayuda al encarecimiento del producto( todo intocable, pero algo as cargado para casa no?)

    Ahora los que se plantean cosas somos nosotros, que hemos perdido dias de trabajo, puesto dinero del propio bolsillo, y demas por poder celebrar el evento evento. Con una ganancia de 0€ por todo el trabajo y hoy domingo 14, en cuanto deje este comentario me voy a cigarreras a limpiar y recoger todo el dia , por que es muy facil tirar por tierra el trabajo de los demas, y entre tanta y tanta queja ni una palabra amable para el que se lo “curra” , un saludo hermoso

  2. “Esto, unido a lo mencionado sobre el coste de los productos y de lo cual la organización, dicho sea todo, no tiene culpa alguna, han hecho que me plantee varias cosas acerca de un mundillo, el de lo “retro”, que comenzó un día, como tantas otras cosas, con una gran ilusión de la que poco queda ya por culpa de la avaricia de quienes han visto en esto un filón con el que enriquecerse a costa de la nostalgia de los demás.”

    Con este párrafo creo que exonero, o esa era mi intención, al propio evento del problema de los precios abusivos, si bien ello no me impide dar mi opinión acerca del mismo. No me siento estafado, más bien decepcionado. Sí, todo es gratuito y está muy bien, pero hay que reconocer que este año ha sido más flojo que los anteriores en lo referente a contenidos. Esa es mi opinión y la de otros amigos, y no hay que sentirse ofendido por ellas porque seguro que también habrá muchos que piensen todo lo contrario, como sobre cualquier otro tema. Las críticas no se hacen para fastidiar, están para aprender de ellas y si, por la razón que sea, este año no ha salido tan bien pues para el siguiente se intenta mejorar, no hay más…

    Pero dejando a un lado el evento en sí, lo que se ha criticado en este artículo es simple y llanamente el hecho de ver como, año atrás año, los precios de lo “retro” no paran de subir. Cierto, da igual donde se celebre uno porque el problema estará ahí, y es a los comerciantes a los que dirijo mi mensaje. Es verdad que salí con alguna compra pero lo hice con mucho menos de lo que tenía pensado porque yo también rechacé adquirir algunas cosas que me parecieron excesivamente caras para lo que he visto en ocasiones anteriores, lo que me demuestra que la subida existe y que como nosotros, los usuarios, no le pongamos freno pronto, continuará hasta que el mercado sufra las consecuencias.

    Por eso me reafirmo en mi comentario y digo, una vez más, que si esto sigue así no pienso acudir ya a ningún evento “retro” a comprar material, lo que no quita que lo haga para otras cosas. Una vez más te lo digo, Goukizero: no te tienes por qué sentir molesto con lo aquí dicho. No es más que una opinión. Estoy seguro de que, si hubierais podido hacer más, lo habríais hecho, pero eso ya tendrá que ser para el año que viene. Saludos.

  3. Aquí tengo que darle la Razón a Emilio. No es culpa de los eventos los disparatados precios del mercado. Yo vivo en Asturias, y en Gijón se hace un evento conocido como Metropoli, al que acuden varios puestos de retro a los que suelo ir con ganas de cazar algo. Año tras años se ve un encarecimiento desorbitado de lo retro. Y creo que la burbuja existe y reventará más pronto que tarde, es lo que suele pasar cuando la gente se mete en el tema por la pasta y no por la curiosidad de coleccionar.

  4. Hola chicos.
    Yo conozco como seguramente Emilio, a muchos de los que allí expusieron sus puestos, con arduas horas de trabajo y posterior retirada, sin cobrar nada, ni entrada como así hacen en otros eventos, más que entregados a la pasión y para poder vender algo de sus artículos, pero visto lo visto este año en el que valga la redundancia visto ese menor espacio utilizado para el ello me confirmó que esta situación sigue en declive por el menor interés que sigue generando, y cada vez más en algunos casos, por no mencionar una mayoría, sus altos no, altísimos precios.

    En esta ocasión como se comenta preparé el cañón (monetario) para dar caza a algunos artículos, y como bien ha mencionado Emilio no usé tan siquiera ni mecha ni pólvora para hacer estallar ese cañón.

    Me encanta este mundo, lo he vivido hablando del pasado, pero para mi sigue estando presente y me encanta coger alguna cosita bien por nostalgia, bien por haber vendido tal juego en su momento o bien por el mero hecho de coleccionar algún título que no presté atención en su época, pero no, así, desde luego que no.

    Lo digo bien alto y bien claro: Hace unos días, y no es por presumir, me fui a comprar algunos componentes de ordenador para conformar dos equipos y han sido alrededor de unos 3.000 euros los invertidos para disfrutar en toda su magnitud tanto de lo tradicional como de lo actual, lo llamado retro que por esa denominación con unos pocos artículos por la razón que sea (evidentemente algunos sí lo valen) cuestan el doble de esa inversión realizada, sin motivo aparente.

    ¿Emulación cara? Pues si, pero disfruto con ella, y cuando estos productos vuelvan a unos precios aceptables, volveré a acariciarlos, pero yo, desde luego que tampoco paso por esta infundada, abusiva y alarmante púa de precios.

    Un abrazo chicos.

    1. Ese es el verdadero problema y no el de la organización de un evento que hay que decirlo, lo siento pero, por el motivo que sea, ha sido más flojo que años anteriores. No obstante, también digo que ojalá siga haciéndose porque una ciudad como Alicante, que antaño rebosara de salones recreativos, merece disfrutar de al menos un evento “retro” y dado que el futuro del que se hacía en la Universidad pende de un hilo muy fino, mejor esto que nada.

      Pero volviendo a lo de los precios, la escalada que se ha venido produciendo en los últimos tiempos es más que evidente. Un ejemplo sería el “Dragon Ball Z” de Mega Drive, que desde hace tiempo rondaba los 40 euros y en el evento lo vi a 60 pero no era ni de lejos el único caso. Al final toca buscar otro camino porque se hace cada vez más difícil conseguir ciertos juegos a un precio razonable. Por mi parte estoy reuniendo algunas piezas que me interesa conservar originales y para el resto de cabeza a la emulación.

      Muchas gracias, Patrick, por compartir tu opinión sobre este tema que, sinceramente, no comprendo como ha generado tanta polémica en según qué grupos. Saludos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.