Capcom: en busca de la perfección… y el dinero fácil

Capcom ha sido y es una compañía única dentro del mundo de los videojuegos. Capaz de lo mejor y lo peor, suyos son algunos de los mejores títulos que pudimos disfrutar entre los años 80 y 90 del pasado siglo pero también fue responsable en gran medida de la mala fama que adquirieron los contenidos descargables durante la generación de la Xbox 360 y la PlayStation 3 a causa de los casos de abuso de los mismos que todavía muchos recordamos. Pero hoy me centraré en el que, tal vez, es el periodo más recordado de toda su historia, y en parte de lo que vino después…

Todo comenzó merced al enorme éxito, comparable a día de hoy solo con juegos como “Fortnite”, que tuvo el gran “Street Fighter II”, clásico entre los clásicos y leyenda viva en el imaginario colectivo de los jugadores de todo el mundo. Capcom, como empresa que es, buscó enseguida la forma de continuar rentabilizando su producto estrella y nos legó la versión “Champion Edition”, que contaba con ligeros cambios gráficos y la posibilidad de hacer uso de los cuatro enemigos finales. Más adelante apareció la versión “Turbo”, prácticamente idéntica salvo por el cambio de los colores en la segunda apariencia de todos los luchadores y, finalmente, las versiones “Super” que añadían nuevos personajes y escenarios.

A ojos de cualquiera, sea profano o experto en el mundillo, lo que Capcom hizo no fue otra cosa que ir vendiéndonos el mismo juego una y otra vez, cosa que ahora se “solucionaría” con actualizaciones, bien gratuitas o de pago, que se aplicarían sobre el producto base porque es evidente que nadie pagaría hoy por “nuevas versiones”. A muchos jóvenes en la actualidad les podrá parecer que los veteranos éramos tontos pero también ellos, de haber vivido en un mundo sin Internet, posiblemente habrían pasado por el aro porque era lo que había…

Pero volviendo al tema del post, Capcom volvería a las andadas con la subsaga “Alpha” (“Zero” en Japón), de la cual lanzó tres entregas en un corto espacio de apenas tres años (y luego decimos de SNK…), y con creaciones nuevas como “DarkStalkers” y los juegos con licencia de Marvel. Todos tienen algo en común: su apartado gráfico, porque escenarios y personajes parecen dibujados por las mismas manos, cosa que seguramente así sería, y contaban con un estilo de juego en su manejo sin apenas diferencias entre uno y otro, lo que posibilitaría tiempo después la aparición de los primeros “crossover” sin que ello supusiera un gran esfuerzo para la compañía. Así nacieron “Marvel vs Street Fighter” y los posteriores “Marvel vs Capcom”, cuya segunda entrega es el juego de la compañía con la mayor plantilla de personajes. Tiempo después, siguiendo el mismo patrón, llegarían las también tres entregas de “Street Fighter III”…

Yo no puedo decir si esto era algo planeado de antemano o si fue algo que surgió a posteriori cuando se percataron de lo que podían hacer pero haciendo retrospectiva vemos que Capcom, título tras título, se dedicó siempre a ir puliendo sus juegos poco a poco, añadiendo elementos a una base inicial como lo haría un artista con sus obras. Algo que continúa haciendo, pero de una manera que ya no requiere el pasar de nuevo por caja para adquirir el juego completo, si bien esto tiene también su parte negativa y es que no podemos conservar cada versión de manera independiente aunque esto, en un mundo en el que el estar a la última se ha convertido en el dogma a seguir y respetar, a nadie parece importarle ya.

Resulta curioso que Capcom no hiciera algo parecido con el otro género que dominó como nadie en esa época y que joyas como “Captain Commando”, “Knights of the Round” o “Cadillacs and Dinosaurs”, juego del cual escribí una reseña que podéis leer aquí, no tuvieran segunda parte. “Final Fight” por el contrario sí contó con un par de secuelas destinadas únicamente al ámbito doméstico pero en conjunto el género “beat ’em up” o “de peleas callejeras” no debió tener el mismo impacto en las arcas de la compañía y de ahí la falta de interés por exprimir estas franquicias. No ha ocurrido así con la que se ha convertido en la saga de zombies por excelencia, “Resident Evil”, que continúa viva no solo con nuevas entregas sino con las remasterizaciones y “remakes” de las primeras que han conquistado a los fans, entre los cuales yo ya no me encuentro…

Y qué decir de, una vez más, su juego estrella dentro del género de lucha. Diversas versiones de “Street Fighter IV” vieron la luz a lo largo de la pasada generación a pesar del auge de la red y las posibilidades de actualización que esta ofrece. La Capcom de antaño, esa que poco a poco busca la perfección en sus obras, resurgió nuevamente, si bien con la siguiente entrega se optó por cambiar la manera de hacerlo, lo que supone en mi opinión un absoluto retroceso en lo que se refiere a preservar el material previo a cualquier actualización pero esto es algo que, guste o no, así es y así seguirá siendo, máxime cuando el formato digital sea, en un futuro próximo, la única opción. Si, algún día, un hipotético “Street Fighter VI” ve la luz, no creo ya que tengamos una versión del mismo en disco, versión que poco después quedaría obsoleta como ya ha sucedido con un montón de juegos y que poca gente, conociendo los precedentes de la compañía, iba a comprar.

Porque Capcom tiene una forma muy propia de hacer las cosas. Algunos, aquellos que disfrutan de cada novedad que se añade al juego original, la apoyarán a que continúe en su linea y quienes, por contra, no quieran verlo modificado por completo con el paso del tiempo, no lo harán. Seré sincero: yo estoy más cerca del segundo grupo que del primero porque, aunque suene estúpido, casi prefiero varias entregas con leves cambios a un producto cambiante cuyas versiones previas terminan siendo solo un recuerdo que se pierde en el tiempo. Supongo que nunca dejaré de ser del todo ese niño o joven que se aferra a una época en la que, para bien y para mal, este ocio parecía más sencillo y directo que ahora aunque al final te vendieran lo mismo una u otra vez. Después de todo, tampoco estábamos obligados a comprar cualquier novedad, ¿verdad?

Otros artículos del blog

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.