Death Stranding: ¿de verdad es para tanto?

Mucho se está escribiendo sobre el nuevo juego del creativo japonés Hideo Kojima, autor de la afamada saga “Metal Gear”, con el que parece que ha vuelto a conquistar muchos corazones tanto en los medios como en la comunidad. “Death Stranding” pretende ofrecer una experiencia diferente, innovadora, algo que no se haya visto antes en cuanto al concepto que tenemos actualmente de lo que es un videojuego. Al menos, eso es lo que llevo leyendo semanas en muchos sitios pero lo cierto es que, después de ver el último trailer e informarme de algunos detalles, la pregunta con la que pongo título a esta reflexión ya tiene una respuesta que ahora trataré de explicar…

Con sinceridad, lo visto hasta ahora de “Death Stradring” impacta visualmente, de eso no hay la menor duda. Personajes y entornos están muy bien recreados, y siendo como es una exclusiva temporal para PlayStation 4 (digo temporal porque parece que saldrá para PC más adelante), parece claro que llevará como ningún otro juego el hardware de la consola al límite. Pero de poco sirve una bonita fachada de la casa si su interior no está igual de cuidado y aquí tengo que decir que, a tenor de lo visto, la revolución que se nos ha prometido para mí no es tal.

Realmente no debería hablar o, mejor dicho, juzgar de manera negativa antes de probarlo pero dejarse llevar por el “hype” tampoco es el camino más adecuado. Y es esto precisamente lo que muchos hacen a la hora de hablar de “Death Stranding”, y todo porque detrás de este proyecto está quién está. Esta, por desgracia, es una historia que ya hemos vivido muchas veces pero, como bien suele decirse, el hombre es el único animal que tropieza no ya dos sino decenas de veces con la misma piedra. Y si alguno piensa que estoy exagerando, que tire de hemeroteca y vea, por ejemplo, lo que ha ido pasando con “Fable” y todo lo que su creador, Peter Molyneux, fue prometiendo en cada entrega sin llegar jamás a plasmarlo en el producto final. Así que, en mi opinión, es mejor no despegar los pies del suelo cuando se anuncian “revoluciones” en esto de los videojuegos porque ya nos la han colado demasiadas veces…

Pero, incluso llegado el caso, lo más probable es que el juego sea un éxito porque la confianza que tiene todo el mundo en el hacer de Hideo Kojima es tan grande que por ello estoy seguro de que a pesar de que aun contando con toques de originalidad se trate de un juego más, con mecánicas mil veces vistas, será bien recibido por la crítica y el público y se convertirá en otra obra maestra del genio. Un ejemplo más de una parcialidad imposible de reconocer por cuantos la ejercen, ya sea sin ser conscientes de ello o por convencimiento y que, como en cualquier otro ámbito de nuestra vida, guía las opiniones de una determinada corriente por senderos que no todos estamos dispuestos a seguir aunque, en ocasiones, ello haga que acabemos pagando muy cara nuestra “rebeldía”.

He tratado en esta reflexión de ser lo más objetivo posible ya que, de haberme dejado llevar por gustos y preferencias seguramente mi trato hacia este juego habría sido mucho peor. Lo reconozco, nunca me ha gustado Hideo Kojima ni he disfrutado de sus juegos, en especial de una saga como “Metal Gear” que considero sobrevalorada en muchos aspectos. Por ello pienso que “Death Stranding” también lo está y concluyo diciendo que es posible que sea un buen juego, que quizá tenga una historia interesante, que puede que aporte algo diferente a su género sea cuál sea este porque yo todavía no tengo claro si es un juego de acción, de exploración o uno de mundo abierto en el que se puede hacer un poco de todo pero lo que sí me atrevo a afirmar es que no va a ser ni mucho menos ese punto de inflexión que cambiará el mundo del videojuego como sí que lo hicieron otros mucho antes y de los cuales pocos se acuerdan…

Otros artículos del blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.