Las peleas en Internet, un mal eterno

Nunca llueve a gusto de todos. Pocos parecen comprender esta expresión que nos viene a decir que no todo es para todo el mundo. En el mundo de los videojuegos día tras día se ven continuas discusiones, especialmente en las redes sociales, sobre tal o cuál juego o aspecto del mismo. Un enfrentamiento que, dada la naturaleza humana tendiente a imponer el pensamiento propio por encima del ajeno, de seguro seguirá dando multitud de problemas durante mucho tiempo…

Si mis padres me hubieran visto jugar a esto…

Viendo este titular, y una vez hayáis leído el texto, podréis contestaros a vosotros mismos o a los demás acerca de lo que habría sucedido. En mi caso probablemente no creo que hubiera pasado nada porque, obviamente, los juegos de entonces no podían representar lo que voy a exponer a continuación con el mismo realismo que se podría alcanzar a día de hoy y ello hacía que se vieran como algo inocente, sin la influencia que se les atribuye en la actualidad. Me estoy refiriendo a dos aspectos que forman parte del hombre desde que lo es y que han sido la temática principal de muchos juegos casi desde que existen: el sexo y la violencia…

Mi relación con Sonic The Hedgehog

Pasa con muchas cosas en la vida, por lo que los videojuegos no son una excepción a este respecto. Me estoy refiriendo a cómo el paso del tiempo y el devenir de las cosas afecta a la percepción que tenemos de las mismas y a lo que sentimos por ellas. Por eso, al igual que puede haber algo que al principio no nos gustase pero luego sí también es posible lo opuesto, y esto último es precisamente lo que a mí me ha sucedido con ese personaje que es Sonic The Hedgehog…

The Elder Scrolls IV: Oblivion

No soy precisamente un fanático de los juegos de rol pero la saga “The Elder Scrolls” y especialmente la entrega que voy a comentar sí son muy de mi agrado. Hoy, en “Mr. Gamepad”, voy a hablaros del que es MI JUEGO de la pasada generación y tengo buenos argumentos para decir esto, empezando por las casi dos mil horas que, en numerosas partidas con personajes diferentes, le he echado a lo largo de los años que llevo jugando…