En cuestión de gustos, (casi) nada es para siempre

Os propongo un viaje al pasado para recordar cuándo y cómo empezamos en esto de los videojuegos. Ya fuera en un salón recreativo, con una consola, un ordenador o incluso una maquinita como las “game & watch”, ese momento quedará marcado en nuestra memoria. Pero desde entonces hasta el día de hoy son muchos los juegos jugados y algunos siempre nos gustarán más que los demás.

Temáticas sin futuro

Una de las ventajas de llevar años en algo es que se es consciente de lo que ese algo puede cambiar con el tiempo. En el mundillo de los videojuegos se han producido enormes cambios en lo tecnológico y en los gustos de los usuarios que son, a fin de cuentas, los que demandan cierta clase de productos en detrimento de otras. Esto da pie a una, creo, interesante reflexión…

Tanta publicidad, ¿es necesaria?

La publicidad, siempre la publicidad. Herramienta de difusión imprescindible para dar a conocer al mundo cualquier novedad relativa a un producto o una idea. Es evidente que todos queremos ser vistos, que se reconozca nuestro trabajo, que los demás disfruten del mismo y, si es el caso, que se nos pague el esfuerzo que a ello hemos dedicado. Pero somos muchos, cada vez seremos más, y poco a poco va resultando más y más difícil conseguir destacar sobre los demás. Esto no es un problema para quienes disponen de medios (dinero y contactos) suficientes para inundarlo todo con sus mensajes pero, llegados a cierto punto, me pregunto: ¿es necesario hacerlo?

La identidad perdida de Wonder Boy

¿Qué tienen en cómun el “remake” del “Wonder Boy III The Dragon’s Trap”, el futuro “Monster Boy and the Cursed Kingdom” o el reciente “Aggelos”? Que todos homenajean de un modo u otro a una saga que lleva mucho tiempo, demasiado, sin recibir una nueva entrega oficial. Pero también comparten algo más, y es el estilo de juego que nació con su segunda entrega, “Monster Land”, y que sigue siendo a día de hoy un juego sumamente bueno, además de una experiencia un tanto curiosa pues hablamos de una aventura de rol que hemos de pasar de un tirón sin posibilidad alguna de guardar nuestro progreso en ningún momento y esto, como os podéis imaginar, no era algo habitual en una recreativa por aquellos años…

No es lo mismo afición que adicción

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ya ha incluido, de manera oficial, la adicción a los videojuegos como una enfermedad mental en su último informe de diagnósticos, provocando con ello la ira de la industria y de la comunidad de jugadores, que consideran excesiva dicha medida. Sin embargo, y haciendo honor a la premisa que me marqué al crear este blog, nuevamente me dispongo a nadar contracorriente, a ser políticamente incorrecto y a no ir con el criterio establecido. Y todo ello después de haber reflexionado largo y tendido sobre el tema, cosa que parece que muchos no han sabido o querido hacer antes de lanzar sus críticas en la red.

Sin sonido no es lo mismo

Viernes, 15 de junio de 2018. Estaba, como mucha gente, viendo el partido del mundial de Rusia que enfrentaba a España contra Portugal. Aguanté lo que pude la retransmisión hasta que llegó un momento en el que dije: “Basta”, y cerré la aplicación del móvil. ¿El motivo? La absoluta parcialidad de los comentaristas, que alaban cualquier cosa de “su país”, sea buena o mala, mientras desprecian o hacen burla del rival, cosa que en apenas media hora que vi del encuentro sucedió en demasiadas ocasiones. En consecuencia decidí no ver ningún partido más de España y ya veremos si del resto de selecciones a pesar de que, en estos casos, se muestran más comedidos e imparciales…

Todo por la impaciencia

Falta apenas una semana para que comience una nueva edición del que está considerado como el evento dedicado a los videojuegos más importante del mundo: la “Electronic Entertainment Expo” o, como se la conoce en la comunidad, “E3”, una feria en la que todas las grandes compañías muestran abiertamente buena parte de aquello en lo que trabajan y que luego nosotros, los jugadores, disfrutaremos en base a nuestros gustos y preferencias. Sin embargo, desde hace ya tiempo y cada vez con más asiduidad vemos como los impacientes “revientan” dichos anuncios al darlos a conocer antes de tiempo. Hoy quiero hablar de las filtraciones y de lo que suponen tanto para las compañías como para la propia comunidad.

Hacia una mayor presencia femenina y diversidad racial

Vivimos tiempos turbulentos, tiempos de odio, de fanatismo, de falta de libertad, tiempos en los que dar una opinión sobre cualquier tema hiere sensibilidades, fomenta campañas de acoso y, demasiado a menudo, puede llegar a matar. No obstante, ello no impide que hoy, más que nunca, la gente utilice este gigantesco altavoz que es Internet para decir lo que piensa o lo que cree que debe decir para que otros no piensen mal de ellos…

Distintas épocas, distintos jugadores

Los videojuegos han cambiado mucho a lo largo de los años y la forma de “disfrutarlos”, por lo visto, también. Hay quienes “se adaptan” a los nuevos tiempos y pasan por el aro y quienes no. Yo soy de estos últimos y sea por la época que viví o por mi propio carácter, lo cierto es que mi forma de jugar es muy diferente a la que impera en la actualidad donde los videojuegos se han convertido en buena medida en bienes de consumo inmediato que, como el cine o la televisión, “se usan y se tiran”…

Atisbando el final del camino

Aquellos que conocen este blog desde sus comienzos es posible que recuerden el que fuera su segundo artículo, que dediqué a mi vínculo con los videojuegos y la perspectiva de futuro de este (para leerlo, pinchad aquí). Ha pasado un poco de tiempo desde entonces y puedo deciros que la sensación que tuve no solo no ha desaparecido ni menguado sino que ha crecido y bastante. En otras palabras, eso que jamás pensé que pudiera ocurrir, que si me lo hubieran dicho hace unos años quizá me habría hasta reído a carcajadas, hoy es una rotunda realidad…