Cobra’s Arc (Amstrad CPC)

En su momento, al poco de iniciar esta aventura bloguera, hice un artículo en el que hablaba de ciertos juegos que no fueron precisamente bien recibidos. También mencioné que, más adelante, le dedicaría un espacio concreto a cada uno. Bien, pues es hora de cumplir con lo prometido y esta será la primera de tres reseñas que de seguro harán justicia con dichos títulos. El primero es un clásico de ordenadores de 8 bits cuya versión comentada será la de Amstrad CPC: “Cobra’s Arc”, de Dinamic…

UEFA Dream Soccer (Dreamcast)

Antes de nada, tengo que decir para quien no me conozca que no soy precisamente un gran aficionado al fútbol. Me gusta jugar cuando tengo ocasión, eso sí, pues es un excelente ejercicio físico pero no sigo ninguna competición de manera regular. Este año me dio por seguir el mundial y no terminé de verlo, con eso lo digo todo. Pero como no estoy aquí para comentar mis gustos sino para hablar de un juego, es hora de ponerse a ello. El elegido para esta ocasión es un título muy particular y exclusivo de la muy querida Dreamcast…

Alisia Dragoon (Mega Drive)

Mi colección de títulos de Mega Drive es bastante pequeña sin tener que compararla con la de cualquier otra persona aficionada a esto de los videojuegos en general y a lo “retro” en particular, al igual que mi capacidad para hacer reseñas de los mismos. El artículo de hoy será el tercero que dedico a un juego de la máquina de 16 bits de Sega y en esta ocasión hablaré de una pequeña joya que, a diferencia de otras que poseo, lleva conmigo desde que la adquirí por vez primera hace más de veinte años en una tienda desaparecida también hace mucho tiempo…

The Town of Light (PlayStation 4)

“La locura no tiene cura y si la tiene poco le dura”, se dice. Es un tema recurrente en multitud de obras literarias y audiovisuales. Los videojuegos, como elemento cultural, no son ajenos a esta temática y no son pocos los ejemplos que, a lo largo del tiempo, han tratado de reflejar este aspecto desde diversos puntos de vista. Uno de los que mejor lo ha hecho ha sido el aclamado “Hellblade: Senua’s Sacrifice” al reflejar el tormento de una mente asediada por voces y visiones que son, en principio, producto de ella misma. Sin embargo, hoy quiero hablaros de otro juego que también toca el tema de la locura pero desde el prisma de su tratamiento o, mejor dicho, de cómo era este hace ya algunas décadas…

Wonder Boy III Monster Lair (Mega Drive)

Uno de los problemas que al menos antaño se daba siempre que aparecía una nueva consola en el mercado era que se desconocía en gran medida el funcionamiento de su arquitectura y lenguaje. En consecuencia no era posible sacarle no ya todo el potencial sino probablemente ni la mitad del mismo, pero esto es algo de lo que los usuarios solo hemos ido siendo conscientes cuando, pasado un tiempo, hemos visto lo que realmente se puede llegar a hacer cuando el hardware se aprovecha bien.

The New Zealand Story (Arcade)

Cualquier jugador de los años 80 sin duda recordará a Taito Corporation, una compañía que, si bien sigue en activo como parte de Square Enix, ya por aquel entonces dejó tras de sí un impresionante legado de juegos repleto de joyas que siguen siendo, a día de hoy, clásicos atemporales como “Space Invaders”, “Arkanoid”, “Bubble Bobble”, “Rastan” o aquel al que voy a dedicar este post, el magnífico “The New Zealand Story”…

Fighters Megamix (Saturn)

La lucha fue durante bastante tiempo, junto a la conducción, uno de mis géneros favoritos. Ya había disfrutado de algunos títulos antes de la llegada del eterno “Street Fighter II” y continué con sus entregas posteriores además de con muchos títulos de los que ya hablé en la recopilación que hice sobre SNK. Y cuando, con “Virtua Fighter”, se dio el salto a los gráficos poligonales ahí estuve también…

Equinox (Amstrad CPC)

“En las interminables profundidades del espacio, el asteroide SURY-ANI 7 flota majestuosamente en su órbita.Los cráteres de la superficie ocultan el peligro que yace bajo ellos, un peligro del que la raza humana, en su intento de colonizar el Cosmos, y su dejadez, son los únicos culpables.Bidones con deshechos de material radiactivo fueron abandonados por el hombre en SURY-ANI 7. Con el paso de los años y debido a un mal almacenaje, el material radiactivo está a punto de alcanzar su masa crítica y originar una explosión que ponga en peligro todo el equilibrio del Cosmos.En SURY-ANI 7 todo parece tranquilo, pero tú, el droide dejado al cuidado del asteroide, sabes el gran peligro que acecha en su interior…, y eres el único que puede evitarlo.”

Trespasser

“Parque jurásico” ha vuelto a estar de moda recientemente aunque yo creo que, desde que llegó la primera película, jamás ha caído en el olvido. Y es que la idea de caminar entre los dinosaurios es demasiado atractiva para ser ignorada. Esto ya lo supo en su momento el señor Spielberg y lo han sabido todos los que, en diferentes ámbitos, han aprovechado el tirón de este universo que, a pesar del paso de los años, sigue siendo sumamente interesante y emocionante. Hoy quiero hablaros de uno de los muchos videojuegos que trasladaron lo que vimos en las películas o idearon nuevas historias, siendo esto último lo que podemos encontrar en este exclusivo de ordenador llamado “Trespasser”…