The Curse of Sherwood (Amstrad CPC)

¡Qué felices éramos con tan poco! O eso nos parece ahora pero no entonces cuando, sentados frente al monitor, ya fuera de fósforo verde o a color, de nuestro Amstrad CPC, iniciábamos la fase final del ritual que había comenzado previamente con la adquisición de ese juego que nos había llamado la atención y que, con ilusión pero a la vez acostumbrados a una posible decepción, nos disponíamos a introducir en el reproductor de cinta de cassette (o en la disquetera si eras uno de esos afortunados poseedores del 6128). Pasado un tiempo, el juego estaba listo para ser jugado y, si habíamos acertado, la diversión daba comienzo…

Hammerin’ Harry: “…y con el mazo dando”

Todos sabemos lo que un buen arcade debe de ofrecer para ser considerado así. Aquí los gráficos ya no son algo tan importante aunque si son atractivos mejor que mejor, claro está. Tampoco la dificultad del juego en cuestión es clave pero no tiene que ser ni demasiado fácil ni demasiado difícil, si bien existen clásicos como “Ghosts ‘n’ Goblins” cuya fama reside precisamente en esto último. Pero lo que de verdad hace que un juego se convierta en una joya que recordaremos por siempre son dos cosas: su jugabilidad y el carisma que desprendan sus personajes, en particular el que nosotros manejamos. Y de ambos este “Hammerin’ Harry” va más que sobrado…

NIGHTS Into Dreams (Saturn)

Todavía me acuerdo como si fuera ayer. El de 1996 fue un año de altibajos en mi vida pero, entre todas las cosas buenas que me sucedieron no olvidaré que llegó a mis manos uno de los juegos más originales que he tenido la oportunidad y el placer de disfrutar no solo en mi querida Saturn sino en cualquier otro sistema. Una experiencia única que sigue siendo muy especial incluso más de veinte años después…

Pooyan, o la invasión de “lobos feroces”

Resulta curioso cómo llegó a mí este juego tan simple y gracioso que es “Pooyan”, pues fue a su versión “game & watch” a la cual le acabaría echando, con el tiempo, un montón de horas y pilas de botón en busca de un record cada vez más alto. Lo cierto es que llegué a durar bastante en más de una ocasión, pero mejor será hablar del juego en su versión original para máquinas arcade, que ya conocí muchos años más tarde gracias a la emulación vía MAME aunque también lo podemos encontrar en múltiples sistemas domésticos de la época y posteriores…

Saga “Panzer Dragoon”: La última entrega

Uno nunca sabe cuándo le puede venir un altibajo que le haga abandonar todo lo que estaba haciendo. Eso me ocurrió a mí a finales del pasado año y estuve tres meses inactivo en lo que a mi labor como bloguero se refiere pero hace ya unos días que retomé mi actividad y estoy animado a continuarla. Es probable que, dado el tiempo que ha pasado, no os acordéis de que me embarqué en una serie de artículos en los que pretendía reseñar todos los juegos de una de mis sagas favoritas, “Panzer Dragoon”, serie que quedó inconclusa… hasta ahora.

Superman (recreativa)

Todo empezó con él. Superman fue el primer héroe de cómic con super poderes (de ahí el término “superhéroe”) y durante su vida ha pasado por todo tipo de aventuras llegando incluso a morir para, de alguna manera, renacer de nuevo en la forma de nuevos héroes. Pero bueno, de todo esto hay mucho escrito y yo tampoco soy un experto en la materia, por lo que me ceñiré a lo que conozco mejor, que son los videojuegos y, en concreto, el arcade protagonizado por este personaje que vio la luz en los salones recreativos allá por el año 1988 de la mano de la famosa Taito Corporation…

Saga “Panzer Dragoon”: La gran historia

Que gran consola fue (y es) la Saturn de Sega. No solo nos brindó a quienes la tenemos la oportunidad de disfrutar de conversiones de muchos de los grandes arcades de la compañía sino que nos dejó joyas atemporales como esta tercera entrega de la saga “Panzer Dragoon” que es, sin lugar a dudas, el mejor y más grande juego de la máquina de 32 bits. No en vano necesitó de cuatro discos (sí, cuatro) pero, por desgracia, llegó en un tiempo en el que Saturn estaba más muerta que viva a nivel comercial por lo que, sobre todo aquí en Europa, fueron muy pocos los que en su momento pudieron adquirir y disfrutar esta verdadera maravilla…

Saga “Panzer Dragoon”: La secuela

Sega, una vez más, había creado algo genial, único, con espíritu y esencia propios. “Panzer Dragoon” fue uno de los primeros grandes éxitos de Saturn y aunque tal vez entonces no nos lo pareciera a algunos, era obvio que tenía que llegar una nueva entrega, una secuela que continuara el gran trabajo ya hecho. Tarea que recaería como no podía ser de otra forma en el mismo equipo, el Team Andromeda, que vio la luz en 1996 y fue llamada “Panzer Dragoon II: Zwei” (curiosamente, “Zwei” significa “Dos” en alemán). En este nuevo artículo veremos qué nos ofreció este juego respecto a su predecesor…

Cadillacs and Dinosaurs

En los años 90 Capcom no solo reinó en los salones recreativos durante largo tiempo en el género de la lucha con el gran “Street Fighter II”. También lo hizo en lo que en el argot se denomina “beat ’em up” pero que los veteranos siempre hemos conocido como juegos de “peleas callejeras” o ” yo contra el barrio”. Son muchos los juegos de la compañía japonesa que triunfaron por aquel entonces y por supuesto iré hablando de algunos de ellos en el blog pero hoy me quedaré con uno de mis favoritos. Veamos qué nos ofrecía este “Cadillacs and Dinosaurs”…

Saga “Panzer Dragoon”: El origen

El año 1995 fue muy especial para los seguidores de Sega. En dicho año llegó su flamante nueva consola de 32 bits, la Saturn, y con ella un buen número de nuevos juegos, algunos procedentes de los salones recreativos y otros, como el que nos ocupa, en exclusiva para el mercado doméstico. Creo que pocos en la compañía imaginaron que aquella propuesta de acción sobre raíles terminaría convirtiéndose en una saga tan sumamente querida y respetada en la comunidad gracias a su jugabilidad arcade pero también por su ambientación única. mezcla de tecnología y ancestralidad, que nos conquistó.