“Póngame cuarto y mitad, por favor”

Desengañémonos. Los videojuegos “completos” de inicio tienen los días contados. No hay más que echar un vistazo a los diversos medios para darse cuenta de que, por lo menos a nivel de compañías medianas o grandes, la tendencia de lanzar juegos que recibirán posteriormente diversos contenidos adicionales sigue en alza y no va a cambiar ya porque todos hemos aceptado que es cómo tiene que ser aunque algunos ahora, al darnos cuenta de lo que ello supone entre otras cosas en términos de preservación, critiquemos demasiado tarde esta actual forma de hacer negocio que ha venido para quedarse.

Devoradores y cautivados

Es curioso cómo a veces lo más baladí puede revelar algo mucho más profundo e importante para quién disfruta, en este caso, de los videojuegos. Una encuesta creada por mí en un grupo de Facebook en el que nos reunimos varios autores de blogs sobre este tema me ha confirmado en parte algo que llevo pensando mucho tiempo: que son muchos los jugadores que prefieren jugar una gran cantidad de juegos aunque ello implique no volver a tocarlos o no profundizar del todo en ellos, según sea el caso…

“Mami, soy el primero”

Los que llevamos muchos años moviéndonos por foros y páginas en las que los usuarios pueden dejar sus comentarios, nos hemos topado en repetidas ocasiones con esta frase (o una muy similar) como inicio de los mismos. Es una costumbre, hábito o moda que por fortuna ha ido cayendo en el olvido porque tal vez hace un tiempo sí que podía hacer gracia a algunas personas pero no tardaría en perder esa chispa. Sin embargo, algo tan tonto como escribir un texto para decir al mundo que has comentado antes que nadie revela algo mucho más profundo, intrínseco a la naturaleza del ser humano, y que ha sabido ser explotado por las compañías de videojuegos…