El impacto de la nueva experiencia

Había olvidado lo que es sentir la emoción, quizá a fuerza de no vivirla durante tanto tiempo, que todo niño expresa cuando descubre algo nuevo. Pero estoy contento de que haya sucedido y quiero por ello compartir con vosotros mi más reciente vivencia relacionada con los videojuegos. Como expresé en el post anterior, nunca es tarde para aprender o descubrir cosas nuevas y yo, a pesar de que lo que voy a mencionar lleva tiempo entre nosotros, usarlo por vez primera en mi vida fue, sin ninguna duda, una grata experiencia.

Cuando el arte de un juego le hace perder su razón de ser

¿Son los videojuegos un arte o deberían ser considerados como tal? Bueno, ese es un debate que sigue vigente pero que no es el objetivo a tratar en este artículo. Lo que quiero comentar es algo que, al menos a mi parecer, queda relegado a un segundo plano (o tercero incluso), sobre el cual la condición artística en lo visual o en su idea original prevalece sobre el que debería ser el concepto fundamental de todo videojuego: su rejugabilidad o, dicho de otra forma, la “vida útil” del mismo. Un término que gusta de ser utilizado por muchos de quienes escriben o hablan sobre este mundillo. Uno cuyo significado varía mucho dependiendo de la visión del que se pone a jugar y que me da pie a profundizar en el tema pero eso será en un próximo post.