Retromundial: Sega Worldwide Soccer ’97

Seguimos con el “Retromundial” y hoy toca hablar del segundo juego prometido, uno que demostró antes que el ya mencionado “FIFA 98” que era posible recrear perfectamente un partido en completo 3D (campo y jugadores). Cierto es que la propia Sega ya lo había logrado en 1994 con la primera entrega de su saga arcade “Virtua Striker” pero a nivel doméstico este “Worldwide Soccer ’97” fue, al menos que yo sepa, el primero en conseguirlo.

La Mansión de las Almas Ocultas (Saturn)

Llevaba tiempo sin dedicar un artículo a aquellos juegos que, por diversos motivos, ocupan un espacio privilegiado en mi colección y mi memoria. Dado que en el blog ya he comentado juegos de Amstrad CPC, Mega Drive, Xbox e incluso recreativa, hoy le toca el turno a una pequeña joya del catálogo inicial de Saturn, consola que dicho sea de paso es la que más gratos recuerdos me trae de cuantas he tenido el inmenso placer de disfrutar a lo largo de mi vida. Os invito a adentraros conmigo en este mágico lugar…

Reacciones al Sega Fes 2018

Este fin de semana ha sido muy especial para los seguidores de la compañía japonesa Sega, pues ha tenido lugar un evento conocido como Sega Fes en el que, como ya seguro bien sabéis, se han anunciado las reediciones de los dos primeros “Shenmue”, una Mega Drive Mini al estilo de las réplicas de las consolas de Nintendo y el regreso de una franquicia muy querida por esos lares como es “Sakura Wars”. Como suele ocurrir, muchos somos los que nos sentimos dichosos ante tales anuncios pero no es oro todo lo que reluce al menos para aquellos que, tras descubrir ciertas informaciones, han comenzando a expresar su malestar. Veamos qué es lo que les ha llevado a ello…

Shinobi (recreativa)

Año 1987. Lugar, barrio de San Blas Alto en Alicante capital, en concreto un bar que tenía, además de la aún habitual máquina conocida como “tragaperras”, un mueble arcade de color negro con un videojuego que cambiaría mi vida. El ahora clásico “Shinobi” de Sega llegó como un juego más, uno de tantos que se podían ver y disfrutar en los salones recreativos pero pronto demostró que no era solo un programa informático destinado a entretener. Al menos no lo fue para mí porque no solo se convertiría en uno de los juegos que más he jugado a lo largo de todos estos años (y de hecho, continúo haciéndolo) sino que me dio la oportunidad de adentrarme en un mundo totalmente desconocido para mí, un mundo que me hizo quien soy. Estoy seguro de que ni sus propios creadores pudieron jamás imaginar que su obra tendría tal influencia en un niño español de apenas 9 años…

Virtua Racing (Mega Drive)

Principios de los 90. Estoy en un salón recreativo del centro de la ciudad. Allí hay multitud de máquinas recreativas típicas, muebles verticales con dos mandos, a veces cuatro, que muestran juegos variados pero que, a pesar de esto, comparten un detalle en común: todos tienen gráficos bidimensionales. Sin embargo, aquel día iba a ser diferente pues, justo en el centro, se situaba un arcade de conducción que, en aquel instante, lo cambiaría todo. Ese juego, que simulaba el manejo de un coche de fórmula 1 y lo hacía de una manera que jamás hasta ese momento ninguno había logrado, captó de inmediato mi atención. Sí, amigos, delante de mí se encontraba uno de los grandes éxitos recreativos de Sega de aquellos años, “Virtua Racing”…

¿Qué traman Sega y Microsoft?

La noticia se produjo hace unos días cuando Sega, en su cuenta oficial de Twitter, reveló que existían contactos con Microsoft. No obstante, los motivos de dicha reunión no han trascendido y, en consecuencia, se han desatado los rumores y la especulación. La lógica nos dice que los de Redmond buscan exclusivas para su sistema desesperadamente y de este encuentro podría surgir una de ellas. ¿Será un juego nuevo, una nueva entrega de una saga actual o tal vez el resurgimiento de una licencia ya casi olvidada?

Jugando de memoria

Hubo un tiempo antes del hoy en este nuestro mundillo, uno en el que la cantidad de juegos a la que podíamos acceder era mucho menor, en parte porque no había tantos y en parte porque no era habitual poder disfrutar de ellos en casa. Lo normal era ir a un salón recreativo como el de la imagen y dejarse la paga en una o varias de las máquinas que allí había, tras lo cual regresábamos a casa sin dinero pero más o menos satisfechos con la experiencia…