Devoradores y cautivados

Es curioso cómo a veces lo más baladí puede revelar algo mucho más profundo e importante para quién disfruta, en este caso, de los videojuegos. Una encuesta creada por mí en un grupo de Facebook en el que nos reunimos varios autores de blogs sobre este tema me ha confirmado en parte algo que llevo pensando mucho tiempo: que son muchos los jugadores que prefieren jugar una gran cantidad de juegos aunque ello implique no volver a tocarlos o no profundizar del todo en ellos, según sea el caso…

Shenmue III, cada día más cerca…

¿Recordáis que, en las redes sociales, os hablé a principios de esta semana de que se avecinaba un acontecimiento importante y que hablaría de ello en el blog este fin de semana? Pues dicho evento ha tenido lugar y hora es de compartir con vosotros lo que allí se ha mostrado. Lo haré además sin ocultar la emoción que todavía me embarga por lo que mi objetividad en lo que voy a decir a continuación muy probablemente quedará relegada a un no segundo, sino cuarto o quinto plano por lo menos…

Nuevo diseño, peor resultado

“Mal… ¡Mal! ¿Por qué lo tocas, si estaba bien?”. Esta frase de un conocido sketch del programa de humor “Muchachada Nuí” viene que ni pintada para comentar un tema muy criticado por la comunidad, y del cuál quiero hacer mi propia aportación: la evolución de los diseños de personajes de videojuegos y, en concreto, cómo en algunos casos el resultado queda muy por debajo del original. Todo lo que voy a decir, por supuesto, es totalmente subjetivo y mi opinión no ha necesariamente de coincidir con la vuestra…

Mis inicios como jugador de videojuegos

Siempre, en cualquier cosa, hay una primera vez. En lo referente a los videojuegos hubo un instante en nuestra vida en el que se produjo ese primer contacto que nos convertiría en lo que somos hoy, jugadores. No creo que una experiencia, que en según quienes puede calar muy hondo, se olvide fácilmente y estoy seguro de que todos vosotros aún recordáis ese momento como si hubiera sucedido ayer mismo.

“Mami, soy el primero”

Los que llevamos muchos años moviéndonos por foros y páginas en las que los usuarios pueden dejar sus comentarios, nos hemos topado en repetidas ocasiones con esta frase (o una muy similar) como inicio de los mismos. Es una costumbre, hábito o moda que por fortuna ha ido cayendo en el olvido porque tal vez hace un tiempo sí que podía hacer gracia a algunas personas pero no tardaría en perder esa chispa. Sin embargo, algo tan tonto como escribir un texto para decir al mundo que has comentado antes que nadie revela algo mucho más profundo, intrínseco a la naturaleza del ser humano, y que ha sabido ser explotado por las compañías de videojuegos…

De versiones y “ports”

El tema de hoy no va de si un juego es mejor o peor. No, el tema de hoy versa (nunca mejor dicho) sobre una práctica, cada vez menos habitual y todavía peor valorada: las versiones de un juego, en particular a un sistema de menor potencia, cuya filosofía y percepción, además de su número, ha variado con el paso de los años, viéndose reducida enormemente en relación a tiempos pasados…

Mucho más que una mera diversión

Ayer, 14 de febrero, fue el día de los enamorados. Quién más, quién menos, todos hemos estado enamorados alguna vez de otra persona pero también de un lugar, una historia, un recuerdo e incluso de un objeto. Las razones pueden ser muchas y muy variadas, e ir desde el “flechazo” a un intenso y profundo apego emocional que hace que sintamos que eso que nos cautiva forma parte real de nosotros. Los videojuegos también tienen este poder, y hoy quisiera hablaros de algunos casos personales a este respecto…

Gráficos sexualizados (o no)

Ay, la sexualización, ese concepto últimamente tan en boca de todos aquellos que sienten que la imagen que se da en este caso de determinados personajes de videojuegos es, como poco, ofensiva y denigrante. El último ejemplo de esto es un juego de lucha de la archiconocida compañía SNK, protagonizado únicamente por féminas de sus más grandes sagas. Pero claro, el problema no está en el juego en sí, el cuál no me es posible juzgar como tal puesto que no ha salido todavía al mercado, sino en algunos de los atuendos y complementos que podrán lucir las luchadoras y que, como os podéis imaginar, a menudo solo cubrirán lo justo.

NO a los cambios de “día uno”

Ha vuelto a suceder. Nuevamente tenemos un juego que sufrirá cambios en el mismo día de su salida al mercado tras recibir uno de los ya tristemente famosos “parches de día uno”. Me estoy refiriendo al “Kingdom Come: Deliverance”, una ambiciosa propuesta dentro del género de rol que busca, entre otras cosas, el realismo en muchos de sus aspectos. Por supuesto no es algo sencillo de lograr pero no es menos cierto que han tenido mucho tiempo para conseguirlo, por lo que no me parece aceptable no solo que salga con fallos aunque esto sea dentro de lo que cabe algo comprensible dada su inmensidad y posibilidades pero que, además, hagan cambios y añadan contenidos que bien podrían ya estar dentro del propio juego o haber salido en una expansión futura (que no fuera obligatoria), pues como que no…

Obsolescencia impuesta

Aunque lo fui durante un breve periodo de tiempo hace años, actualmente no soy jugador de PC. Ello implica no prestar mucha atención a las novedades del mundillo ni preocuparme tampoco por la potencia del hardware de mi ordenador, en lineas generales bastante escasa (es una máquina con más de 6 años). No obstante suelo dar mi opinión acerca de lo que conozco en tertulias de amigos y, cómo no, a través de los posts que escribo, opiniones a veces positivas y a veces negativas porque, como todo en esta vida, no hay nada perfecto al cien por cien. En esta ocasión toca hablar de un lado malo de los juegos multijugador masivos: su obsolescencia impuesta o, dicho de otra forma, el hecho de que sea habitual que, una vez que el juego no despierta interés en la comunidad, sea eliminado aunque ello signifique fastidiar a quienes sí desean seguir jugándolo…