La edición de contenidos

Este es un aspecto del que no se suele hablar mucho por separado, pues es una característica de ciertos juegos y no en todos se presenta de la misma forma. Sin embargo, el objetivo final en todos los casos es el mismo: dotar al jugador de una serie de herramientas que le permitan crear contenidos más allá de lo que trae el propio juego por defecto. En definitiva, la edición de contenidos es algo que, implementado de la manera adecuada, incrementa la vida y el uso de un juego notablemente.

Ojo, no hablo de “mods” puesto que eso ya sería el paso siguiente: la creación sin ataduras por parte de terceros de diverso material que, a menudo, cruza esa delgada linea que separa lo genial de lo bizarro y estúpido. En el caso de los editores, y debido a las limitaciones impuestas por el equipo de desarrollo, es más una cuestión de imaginación que de medios y eso es lo que más me atrae.

Juegos que cuentan con un editor hay muchos más de los que puedo recordar, de modo que omitiré en lo posible mencionar ejemplos concretos y me centraré más en los géneros, no sin antes hacer un poco de retrospectiva sobre cómo comencé a interesarme por esta faceta. Creo que la primera vez que pude disfrutar de una variedad extra de contenido, aunque se tratara solo de cambios de color, fue cuando jugué al “Super Street Fighter II”. Es cierto que la versión “Champion Edition” ya ofrecía una apariencia alternativa de cada luchador, al igual que la posterior “Turbo” pero en “SSFII” eran 8 las posibilidades, y eso hacía que, visualmente, hubiera una menor sensación de repetición en los combates. Está claro que eso no es una edición tal como la entendemos ahora pero para mí fue un primer paso hacia lo que, más adelante, vería en otros juegos.

Echando la vista atrás, diría que el primer juego en el que pude sacar partido de un editor como tal fue el “FIFA Road to World Cup 98”. Y es que los juegos deportivos son excelentes candidatos para disponer de esta herramienta, ya que permite la creación más o menos fidedigna de otros deportistas que, en el momento de la salida del juego, no estaban presentes en él. Lo mismo sucede con esos representantes del género de conducción en los que se puede cambiar la apariencia de los vehículos hasta unos límites insospechados bien sea poniendo y/o quitando piezas, o diseñando elementos estéticos que adornen todas sus caras, por no mencionar los que nos brindan incluso la posibilidad de crear nuestros propios circuitos…

Pero son los juegos de lucha donde estoy viendo una tendencia al alza en el tema de la edición, tanto en cantidad de juegos como en las posibilidades que cada uno ofrece al jugador. Suelo poner atención en dichos juegos si bien aún, por diversos motivos, no he comprado ninguno. A pesar de todo, el interés no ha decaído y es posible que en el futuro me haga con alguno de estos títulos que ofrecen plena libertad para crear personajes, ya que tengo muchas ideas a este respecto y sería genial poder desarrollarlas.

Para la inmensa mayoría de usuarios, lo más importante a la hora de adquirir un juego es todo lo que ofrece en materia online. Para mí el tema de la edición de contenidos no llega a suponer tanto pero sí lo considero un aspecto a tener muy en cuenta. La última entrega de la saga “Soul Calibur” tiene todas las papeletas para engrosar mi colección no solo por su calidad como juego sino por las posibilidades de su fantástico editor pero, al ser una novedad, aún está a un precio demasiado elevado para mi bolsillo, por lo que tocará seguir esperando. Tiempo al tiempo…

Otros artículos del blog

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.