Cadillacs and Dinosaurs

En los años 90 Capcom no solo reinó en los salones recreativos durante largo tiempo en el género de la lucha con el gran “Street Fighter II”. También lo hizo en lo que en el argot se denomina “beat ’em up” pero que los veteranos siempre hemos conocido como juegos de “peleas callejeras” o ” yo contra el barrio”. Son muchos los juegos de la compañía japonesa que triunfaron por aquel entonces y por supuesto iré hablando de algunos de ellos en el blog pero hoy me quedaré con uno de mis favoritos. Veamos qué nos ofrecía este “Cadillacs and Dinosaurs”…

Basado en un cómic llamado “Xenozoic Tales” publicado en los años 80, “Cadillacs and Dinosaurs” nos sitúa en un mundo postapocalíptico en el que los seres humanos y los dinosaurios conviven juntos. En el juego nos pondremos en la piel de uno de estos personajes: Jack Tenrec, Hannah Dundee. Mustapha Cairo y Mess O’Bradovich. Cada uno cuenta con su propia historia y motivaciones propias pero en el juego ya se da por hecho que el jugador las conoce, razón por la que nada de esto aparece durante la partida (podéis descubrir más aquí).


Este juego, como he dicho, pertenece al género “beat ’em up” y presenta los rasgos característicos del mismo: un grupo de personajes con distintas características físicas y habilidades que se equilibran entre sí y que deben hacer frente a numerosos enemigos a base de golpes y el uso de diversas armas que se pueden encontrar por el camino. La jugabilidad se basa, además de lógicamente poder desplazarse por el escenario, en un botón de ataque y otro de salto que, bien utilizados, serán más que suficiente para hacer frente a cuantos oponentes nos salgan al paso. Una propuesta, pues, bastante simple pero muy efectiva, que engancha y anima a avanzar más.


Como vemos, “Cadillacs and Dinosaurs” no es diferente en ningún aspecto a otros juegos del género pero es su puesta en escena lo que lo hace destacar. Los juegos de Capcom siempre han derrochado estilo, con unos gráficos muy llamativos, por lo que en este caso es imposible no deleitarse con los personajes y los escenarios, todos con un alto nivel de detalle. No obstante me gustaría mencionar en particular a los dinosaurios, algunos de ellos de un tamaño considerable, que pululan por el mundo creado para el juego y que pueden (o no), representar una seria amenaza. Reconoceremos si son o no hostiles por el color de su piel. Así, un dinosaurio verde pasará de nosotros mientras que uno de color anaranjado nos atacará sin compasión. Hay que decir que, a diferencia de los oponentes humanos, los dinosaurios no pueden morir pero sí ser calmados, eso sí, después de recibir una buena paliza…

En un juego como este no pueden faltar los clásicos “items” o recompensas escondidas en cajas, barriles u otros elementos, en forma de tesoros, comida o armas que podremos utilizar para abrirnos camino de una forma más segura. Los tesoros por su parte aumentarán nuestra puntuación y la comida rellenará nuestra barra de vida. Respecto a las armas, será posible también encontrar munición con la que volver a hacer uso de ellas si, una vez gastada, no hemos arrojado el objeto contra el enemigo más cercano.

“Cadillacs and Dinosaurs” es un brillante ejemplo de una clase de juegos que, a día de hoy, ha caído en desuso a pesar de que se han creado diversas propuestas que tratan de recuperar el espíritu de antaño pero, como ya he declarado en otras ocasiones y a pesar de que se agradece el esfuerzo, la magia que desprenden este y otros títulos similares de entonces es algo con lo que los desarrolladores actuales no terminan de dar. Por suerte siguen estando disponibles para quienes los disfrutamos en su momento y las nuevas generaciones pueden comprobar por sí mismas que no siempre se hace necesario disponer de enormes mundos abiertos con supuestas infinitas posibilidades para pasar un buen rato jugando.

Otros artículos del blog

4 comments

  1. Este juego es maravilloso. Sin embargo, no me lo terminé en la máquina recreativa sino bastantes años después, en los comienzos del MAME. Inventazo este emulador, sobre todo cuando han desaparecido los salones recreativos.

    Muy buena entrada. Saludos fremen.

    1. Yo seguí el mismo camino, aunque en los recreativos me llegaba bastante lejos. No obstante no fue hasta que fue posible jugarlo en emulador que logré pasarlo, eso sí, continuando varias veces. Y es que se notaba el sello de Capcom no solo en su calidad sino en lo difícil que llegaba a ponerse…

      Gracias, Atreides, como siempre por pasarte y compartir tu experiencia con este juego. Saludos.

  2. Es directamente inmortal! Aunque difícil, era uno de esos juegos donde parecía que si te lo currabas no necesitabas echar más de una moneda 😀 Otro que se me viene a la mente así: King of Dragons, un juego tremendamente fácil para los estándares de la época.

    1. Sí, podía dar esa impresión pero avanzabas y avanzabas hasta que llegaba un punto en el que, o tenías mucha suerte (además de habilidad) o no podías pasar de todo lo que te salía. y es cuando la dura realidad se imponía. Respecto al King of Dragons lo vi en alguna ocasión pero creo que no lo llegué a jugar nunca. Es más, ni siquiera lo he hecho ahora vía emulación. Habrá que ponerle remedio a eso, ¿verdad?

      Muchas gracias, NeoJ, por pasarte y comentar. Saludos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.