La industria de los dobles raseros

Vivimos en una sociedad sumamente compleja, en la que no todos remamos en una misma dirección. Como suele decirse, “para gustos colores”, lo que provoca que en muchas ocasiones nos encontremos ante hechos u opiniones que, personalmente, no termino de entender. Pero eso es porque mi opinión es solo una entre miles, en algunos casos millones, y es normal que el grueso de la comunidad no vea siempre las cosas con el mismo prisma que uno mismo. En este post quiero reflexionar sobre algunas de esas contradicciones que todos, en alguna ocasión, hemos vivido a lo largo de los años…

¿Cuántas veces hemos oído o leído aquello de que siempre se hace lo mismo y que hacen falta cosas nuevas? No son pocos los jugadores y medios que, en repetidas ocasiones, han criticado juegos en los que la innovación era escasa o nula. Pero al mismo tiempo se aplaude el regreso de viejas glorias, con mejor o peor acierto, ya sea en forma de remasterizaciones o “remakes”. Ante este hecho, uno termina por hacerse la siguiente pregunta: “¿en qué quedamos, queremos novedades o vivir del pasado?”

Y esto nos lleva a otra cuestión, relacionada esta vez con la jugabilidad y/o posibilidades que brinda un título concreto. Cierto es que esto que voy a comentar no sucede en el cien por cien de las veces, pero ocurre con bastante frecuencia, y me refiero a considerar una propuesta concreta como muy arcaica o simple para los estándares que se manejan hoy. Sin embargo, cuando se habla de los clásicos y lo que ofrecían nos falta tiempo para alabar su concepto de sencillez y su diversión directa, sin complicaciones de ninguna clase. ¿Por qué se ve entonces con tan malos ojos que un juego de corte actual no ofrezca una jugabilidad y una duración de antaño? ¿Por qué tienen que tener una multitud de modos de juego y permitir llevar a cabo un montón de acciones diferentes para ser considerados buenos? Ojo, que hablo de juegos “profesionales” porque los “indies” son, en este aspecto, harina de otro costal.

Me gustaría volver sobre el segundo párrafo para comentar otra cosa en la que suele haber una cierta controversia. Antes he hablado del regreso de juegos o, mejor dicho, sagas clásicas en forma de títulos adaptados al hoy pero ahora lo haré sobre lo que a menudo pasa cuando se anuncia la futura llegada de una nueva entrega. Es normal que la gente, una vez conocida la noticia, comience a imaginarse cómo será esta y espere que siga los pasos de los juegos anteriores. Ello hace que cualquier cambio sea visto casi como una aberración, como un insulto no solo a la saga en cuestión sino a sus fans que, ofendidos, cargarán contra todo lo que no sea lo que deseaban ver. El, tal vez, ejemplo más claro de esto es lo que sucedió con “Golden Axe: Beast Rider“, dura, triste e injustamente vapuleado por jugadores y medios a los que no les hizo ninguna gracia que, a pesar de presentar una propuesta notable en su conjunto, no hubiera sido un juego del mismo estilo que los anteriores. También, y quedándome con la misma saga, la entrega que vio la luz en Saturn, “The Duel”, no llegaría a sufrir el mismo calvario pero sería recibida con poco o ningún entusiasmo al cambiar de genero y pasar del “yo contra el barrio” a la lucha “one vs one” tan de moda entonces como ahora…

Otros han sido más listos y han jugado a caballo ganador, ofreciendo lo que los demás esperan ver. Tal es el caso del nuevo “Streets of Rage”, cuyo lavado de cara en lo visual no oculta esa linea continuista y buena muestra de ello es que, si bien los escenarios y los protagonistas del juego han variado en mayor o menor medida su apariencia, el juego no solo plantea en lineas generales una misma jugabilidad sino que nos volveremos a enfrentar a los mismos enemigos que conocimos en la segunda parte, amen de alguna posible novedad. Esto en sí no es algo malo pero sí contraproducente si hablamos de juzgar un juego no por lo que es sino por lo que a nosotros nos gustaría que hubiera sido y es por eso que poco importa si el resultado es bueno porque será machacado si se sale de la imagen que los usuarios se han hecho de él con anterioridad.

Pero luego nos encontramos casos como el del reciente “Resident Evil 2” cuya revisión, si bien sigue (o eso parece) en términos generales la linea del original, ahora lo hace desde una perspectiva totalmente diferente, la misma que se eligió en su día para la cuarta parte y que rompió con todo lo establecido en la saga hasta ese momento. Sin embargo, y a diferencia de los casos antes mencionados, aquí se alabó el cambio tanto por parte de la comunidad como de los medios. Algunos dirán que ambos casos están justificados, este último por ser bueno y el primero por todo lo contrario pero tengo que discrepar de esta conclusión porque ni uno es tan bueno ni el otro tan malo y lo único que queda patente es, como reza el título de este post, el doble rasero con el que se mide dependiendo de si se trata de un juego o de otro.

Al final, lo que todo esto demuestra es que cada uno de nosotros es un mundo con una visión subjetiva de lo que le rodea. Es por tanto sumamente difícil, por no decir imposible, que se establezca un criterio general con el que, ante dos o más casos de similares características, no se termine juzgando de manera diferente a cada uno en función de su fama o de lo atraídos que podamos sentirnos hacia él. Y esto es algo que, por desgracia o fortuna (según se quiera ver) ha sido, es y seguirá siendo así hasta el fin de los tiempos…

Otros artículos del blog

4 comments

    1. Yo creo que todo esto es una causa más de las ya conocidas corrientes de pensamiento único. Es decir, de lo “politicamente correcto” que tanto abundan hoy día, y cuando la masa decide que algo es bueno o malo son muchos los que, por no verse apartados y de alguna forma “marcados”, se suman a esa opinión y bombardean al resto con sus soflamas hasta convencer a algunos o hacer que los que no pasamos por su aro porque tenemos criterio propio para decidir nos veamos aislados. Y yo prefiero estar aislado que ser una marioneta más sin alma, de las muchas que pululan por este mundo en el que vivimos…

      Gracias por pasarte y comentar. Saludos.

      1. No no, es poco común ver gente discutir sobre si los juegos son arte o no. En mi opinión, la gente interesante se vuelca hacia la ciencia, o sino hacia las artes clásicas, o mejor hacia la vida.
        Pero por eso en el mundo de los juegos solo hay dos clases a mi entender, con las excepciones que correspondan:
        Los que creen que un juego es un producto y por lo tanto es natural el accionar del empresario ante el riesgo, pero no es eso un artista.
        Y los que creen que un juego es arte pero por las razones equivocadas, esto es, creer que un juego es arte por su historia, banda sonora o gráficos. No creo que estés de acuerdo con esta última definición pero bueno si tenes ganas lo podemos debatir

        1. Yo creo que son ambas cosas, y me explicaré. Son un producto en cuanto se habla de ellos en términos económicos pero son a su vez arte para quienes mencionan lo que les hace sentir al jugarlos, pues el arte consiste en eso mismo: expresar conceptos o ideas que provoquen sensaciones y pensamientos en quienes admiran una determinada obra. Así que, en cierto modo sí, no estoy del todo de acuerdo con la última afirmación pero solo porque no es un único aspecto el que convierte a un juego en arte sino la suma de todos ellos.

          No obstante, como dije al principio, que sea arte no implica que no pueda ser a su vez un producto de la misma manera que lo es un libro, una película o una canción. Separar ambos conceptos, producto y arte, no tiene sentido…

          Gracias por pasarte y comentar este artículo. Saludos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.