Cómo vivimos los videojuegos

No nos preguntamos por qué invertimos tiempo en tal o cuál actividad, ya que puede ser por obligación si vivimos de ello o por gusto si nos sentimos atraídos de una u otra forma pero, en este último caso, la manera en la que la disfrutamos sí varía en función de cómo la enfocamos o experimentamos. En lo que se refiere a los videojuegos, generalmente los jugamos porque nos gustan, nos entretienen y ayudan a no pensar, aunque sea solo durante un breve tiempo, en los problemas que podamos tener…

Pero los videojuegos pueden ser algo más que un simple pasatiempo, y creo que más de uno se sentirá identificado con lo que voy a decir a continuación. Los videojuegos, al igual que el cine, la TV o los libros, no solo se pueden disfrutar, también se pueden vivir aunque cada uno lo haga a su manera. Algunos se dedican a hacer en ellos lo que no harían nunca en la vida real y otros por contra reflejan en ese mundo digital lo que son. Esto es algo muy difícil de ver en juegos de corte lineal, cuyas pautas de acción están ya predefinidas. No así en los mundo abiertos que sí ofrecen esa libertad para actuar de un modo u otro y que son los que más se pueden convertir en una extensión de nuestra propia persona.

Pongamos como ejemplo la saga GTA (Grand Theft Auto), en la que habitualmente el protagonista tiene una mala vida. Su última entrega ha sido un éxito sin precedentes, y nos sirve para analizar algo de lo ya dicho. ¿Son acaso todos los que juegan a estos juegos unos criminales en potencia? Ni mucho menos, si bien tampoco creo que sean al 100% lo contrario. Cada uno se ha acercado al título de Rockstar de una manera diferente. Los hay que les gusta la historia y quienes solo prefieren “hacer el cabra” ya sea como válvula de escape o porque saben que sus acciones no tendrán consecuencias en el mundo real aunque, si pudieran, también ahí lo harían.

A mí no me gusta nada hacer el mal en un videojuego. Lo he hecho en alguna ocasión para exprimir un determinado juego pero, a la hora de vivirlo, lo hago siendo yo mismo siempre que puedo. Es por ello que detesto juegos como GTA o que prefiero salvar a la mayor cantidad posible de niñas en el universo de “BioShock” en vez de matarlas para mi propio beneficio. O que en juegos como “Oblivion” o “Skyrim” suela, ya conocida la historia, ir por libre intentando no meterme en problemas y cogiendo de aquí y de allá únicamente lo necesario, ya que no me interesa para nada acumular poder o riquezas…

Tal vez en los detalles mi experiencia no sea muy común pero estoy seguro de que no seré el único que vea los videojuegos como una extensión de sí mismo. Es por esto que hay juegos que llegan a cambiar la vida de quienes los juegan, tanto para bien como para mal. Influyen en nosotros mucho más de lo que nos imaginamos y cuanto más nos impliquemos emocionalmente con el título en cuestión, mayor será su influencia. Me figuro que lo expuesto en este post les parecerá a muchos usuarios una cuestión sin importancia, pero me gustaría que ellos y todos nosotros pensáramos, aunque sea solo un instante, en lo diferentes que seríamos y sería nuestra vida de no haber tenido nunca contacto con este mundillo de los videojuegos que tantas cosas nos ha dado, no solo en términos de diversión, sino por cuánto hemos podido vivir gracias a ellos.

Otros artículos del blog

5 comentarios

  1. No entiendo el punto del articulo, cual es la tesis?
    Por otro lado, la parte dónde mencionas que te gusta ser “tú mismo” en los videojuegos es algo que me pasé por alto hasta que toqué Detroit Become Human, que me pareció una soberana mierda por ese motivo
    Tengo a 4 personajes que controlo: interpreto al personaje o me interpreto a mi? Si me interpreto a mi, hubiese matado a todos los robots porque el hecho de que hablen, no cambia que sean electrodomésticos. Si interpreto a los personajes, cómo mierdas lo hago ya que por un lado, o bien sigo mi programación o bien la desobedezco, interpretando lo que haría yo y no el personaje en cuestión

    1. No es tan difícil de entender si lo piensas un poco. En este post simplemente he abordado, de forma superficial eso sí, cómo se pueden experimentar los videojuegos en función de la forma de entenderlos de cada uno. Los hay que solo piensan en ellos como un pasatiempo, quienes quieren disfrutar de una historia como quien ve una película y quienes quieren ser parte de la misma y para ello se involucran de una manera más profunda, algo que depende no ya solo del usuario sino del juego en cuestión.

      Respecto a lo que expones, no puedes interpretar a un personaje si no sabes de antemano cómo es y cuáles son sus motivaciones, si las tiene. Si no sabemos nada de él o ella, las decisiones que tomemos siempre serán en base a nuestra propia personalidad y carácter, independientemente del rol que estemos asumiendo. De todas formas, nada nos impide hacerlo de ambas maneras en partidas diferentes o incluso con personajes concretos. En mi caso me siento mucho más cómodo siendo yo mismo porque, al final, por muy definido que esté un personaje, no será él sino yo mismo quien realizará todas las acciones por lo que terminará siendo, como digo en el post, una extensión de mi propia persona. Naturalmente, para lograr esto hay que llegar a empatizar con el personaje en cuestión porque, de lo contrario, si no se desarrolla un vínculo, la experiencia no transmitirá emoción alguna…

      De cada quien dependerá, en base a sus preferencias y a su propia personalidad, reflexionar (o no) sobre el tema. Gracias por pasarte y comentar, pepscola. Saludos.

  2. Estaba esperando tu respuesta para seguir conociendo tu opinión, pero viendo que me llamas tonto nada más comenzar tu contestación, la verdad es que paso.
    Por cierto, no contestas a mi planteamiento, aprovechas para explicar cosas que ya se dan por sentadas o que ya has mencionado.
    Lástima, te deseo lo mejor

    1. Primero, no te he insultado en ningún momento y segundo, sí que he respondido a tu planteamiento diciendo, entre otras cosas, que puedes perfectamente enfocarlo de ambas formas si así lo quieres (no voy a repetirlo todo que para eso ya está escrito y basta con leerlo). Lo siento si no he solucionado tus dudas pero tampoco le voy a explicar nada a quien se ofende a las primeras de cambio y sin razón alguna…

      No obstante,te agradezco tus deseos y lo mismo digo.

  3. En mi caso, los videojuegos me han acompañado durante prácticamente toda mi vida, gracias a los videojuegos aprendí inglés, me interese por la programación (que a día de hoy es mi carrera) y me han ayudado a pasar épocas difíciles de mi vida, desde que escribo sobre videojuegos en mi blog me he vuelto mas analitico y a disfrutar aun mas de este grandioso hobbie, creo que de no haber tenido a los videojuegos en mi vida seria una persona más cerrada y sin ganas de experimentar cosas nuevas, el estereotipo del jugador de FIFA supongo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.