Rainbow Islands (recreativa)

Aunque sé que me repito más que el ajo, y que cansaré a más de uno, yo jamás me hartaré de proclamar a los cuatro vientos lo buenos que fueron los tiempos de los salones recreativos que, aun con sus sombras porque las había, fueron en buena medida responsables de hacernos a los jugadores lo que somos. Y fue en estos sitios donde conocí y me enganché a numerosos juegos que, poco a poco, irán apareciendo en esta sección. El primero del que quiero hablaros es el genial “Rainbow Islands” de Taito…

Bienvenido, nuevo comercio

Una de las cosas que me gusta hacer siempre que me es posible es salir a andar por la ciudad y ver las calles, los parques, la gente y las tiendas de cada zona por la que paso. Respecto a esto último, suelo peregrinar a menudo por los mismos comercios, por lo general tiendas de segunda mano que, entre su diversidad de productos, ofrecen también videojuegos. No son sitios que abunden por aquí, y aún menos habituales son aquellos que solo tocan juegos y, como mucho, algo de “merchandising” asociado por lo que, cuando aparece uno nuevo, es una noticia digna de mención. Precisamente de una tienda que descubrí recientemente quiero hablaros en este post…

La reina de la lucha (primera parte)

El género de los juegos de lucha vive en la actualidad una de sus mejores etapas, ya que cuenta con un buen número de títulos de enorme calidad (recortes aparte). Pero hubo un tiempo anterior a este, uno en el que se forjó un título que hoy es leyenda, el cuál todos conocemos y que serviría de inspiración para muchos otros. No obstante, aunque Capcom reinó durante largo tiempo con una única creación (y sus múltiples versiones, tanto oficiales como oficiosas), fue otra compañía la que se alzaría como la auténtica reina del género, tanto por la calidad de sus juegos como por la cantidad, pues nunca hasta entonces ni desde entonces se ha visto en la industria un trabajo tan prolífico como el realizado por SNK para su gran consola Neo-Geo.

Cine de videojuegos

Parece mentira pero el cine, eso que algunos llaman “séptimo arte”, lleva más de un siglo entre nosotros y durante todo ese tiempo ha ido reflejando en las películas todo tipo de temáticas e historias. Ahora, desde los últimos años del pasado siglo, los videojuegos se han convertido en un elemento más que poder retratar en la gran pantalla pero, por desgracia, parece que todavía no se ha dado con la tecla adecuada. ¿Son quienes perpetran estas producciones demasiado inexpertos en nuestro mundillo y por eso sale lo que sale, o tal vez es que es imposible hacer una buena película de un videojuego?

“Póngame cuarto y mitad, por favor”

Desengañémonos. Los videojuegos “completos” de inicio tienen los días contados. No hay más que echar un vistazo a los diversos medios para darse cuenta de que, por lo menos a nivel de compañías medianas o grandes, la tendencia de lanzar juegos que recibirán posteriormente diversos contenidos adicionales sigue en alza y no va a cambiar ya porque todos hemos aceptado que es cómo tiene que ser aunque algunos ahora, al darnos cuenta de lo que ello supone entre otras cosas en términos de preservación, critiquemos demasiado tarde esta actual forma de hacer negocio que ha venido para quedarse.

Virtua Racing (Mega Drive)

Principios de los 90. Estoy en un salón recreativo del centro de la ciudad. Allí hay multitud de máquinas recreativas típicas, muebles verticales con dos mandos, a veces cuatro, que muestran juegos variados pero que, a pesar de esto, comparten un detalle en común: todos tienen gráficos bidimensionales. Sin embargo, aquel día iba a ser diferente pues, justo en el centro, se situaba un arcade de conducción que, en aquel instante, lo cambiaría todo. Ese juego, que simulaba el manejo de un coche de fórmula 1 y lo hacía de una manera que jamás hasta ese momento ninguno había logrado, captó de inmediato mi atención. Sí, amigos, delante de mí se encontraba uno de los grandes éxitos recreativos de Sega de aquellos años, “Virtua Racing”…

Entrevista a Tetsuya Mizuguchi

¿Recordáis el artículo que escribí sobre el espíritu perdido de los arcade? En ese texto mencionaba que los juegos de ahora, en especial los de conducción, ya no alcanzaban las cotas de diversión directa y sin complicaciones que sí ofrecían los antiguos títulos y especulaba sobre la posibilidad de que fuera más una percepción personal que una realidad. Sin embargo, esta entrevista que voy a compartir ahora con vosotros demuestra que no era solo cosa mía.

Una pieza de museo

Como bien sabéis, mi primer sistema de ocio electrónico fue un Amstrad CPC 464 Plus!, una máquina que por desgracia ya no poseo pero que espero volver a tener algún día. Lo que sin embargo nunca imaginé que llegaría a adquirir es esto que podéis ver en la fotografía y que, caprichos del destino, acabó en mis manos tras pasar meses, tal vez años, en el interior de una vitrina de una pequeña tienda de segunda mano sin que en apariencia nadie, ni siquiera los propios dueños del negocio, le prestara atención ni supiera el valor real de lo que allí se guardaba.

Rumores de nueva generación

Era cuestión de tiempo que comenzaran a surgir en Internet los primeros rumores, más o menos creíbles, sobre la próxima generación de consolas, los cuales no hacen sino evidenciar que la industria tiene cierta prisa por hacer que demos el salto a pesar de que las revisiones de las máquinas actuales acaban, como quien dice, de comenzar su ciclo de vida. Las nuevas PlayStation 5 y Xbox Two, o como quieran que las llamen, verán la luz más pronto que tarde, quizá antes de lo que pensamos…