No es lo mismo afición que adicción

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ya ha incluido, de manera oficial, la adicción a los videojuegos como una enfermedad mental en su último informe de diagnósticos, provocando con ello la ira de la industria y de la comunidad de jugadores, que consideran excesiva dicha medida. Sin embargo, y haciendo honor a la premisa que me marqué al crear este blog, nuevamente me dispongo a nadar contracorriente, a ser políticamente incorrecto y a no ir con el criterio establecido. Y todo ello después de haber reflexionado largo y tendido sobre el tema, cosa que parece que muchos no han sabido o querido hacer antes de lanzar sus críticas en la red.

Afición pendiente de un hilo

Este post no está escrito con ánimo de desprestigiar a un sistema o al propio mundo de los videojuegos pero lo que me ha sucedido esta tarde me ha hecho darme cuenta (aún más si cabe) de lo fino y delicado que es el lazo que todavía me une a él, y a pesar de que no voy a dejarlo de un día para otro no es menos cierto que, poco a poco, mi interés por las cosas nuevas no es ni de lejos el de antes y que va decayendo a medida que pasa el tiempo. Pero vayamos por partes…