Rumores de nueva generación

Era cuestión de tiempo que comenzaran a surgir en Internet los primeros rumores, más o menos creíbles, sobre la próxima generación de consolas, los cuales no hacen sino evidenciar que la industria tiene cierta prisa por hacer que demos el salto a pesar de que las revisiones de las máquinas actuales acaban, como quien dice, de comenzar su ciclo de vida. Las nuevas PlayStation 5 y Xbox Two, o como quieran que las llamen, verán la luz más pronto que tarde, quizá antes de lo que pensamos…

Espíritu arcade, ¿perdido?

Qué buenos tiempos fueron los 80 y los 90, principalmente el periodo comprendido entre la segunda mitad de la primera década y la primera de la segunda. Pudimos en esos años disfrutar de una enorme cantidad de grandes juegos, muchos de los cuales se han convertido en clásicos atemporales que a día de hoy siguen siendo tremendamente divertidos y es precisamente eso, la diversión directa, lo que más echo de menos en las producciones actuales. No obstante pienso que, además de esto, algo más se ha perdido por el camino…

¿Preservación física o digital?

A todos nosotros, en mayor o menor medida, nos interesa dejar algo para quienes nos han de suceder en el ciclo de la vida. En cuánto respecta a los que escribimos sobre cualquier tema, es evidente que lo que buscamos es dejar testimonio escrito de nuestras experiencias, opiniones y conocimientos pero también, pienso yo, se persigue preservar en lo posible todo aquello sobre lo que hablamos, en este caso los videojuegos, y queremos (o yo al menos lo quiero así) que se haga en su forma original para que, dentro de unas décadas, cuando nada de esto exista, las gentes puedan ver y conocer lo que un día muchos tuvimos la suerte de poder disfrutar.

Devoradores y cautivados

Es curioso cómo a veces lo más baladí puede revelar algo mucho más profundo e importante para quién disfruta, en este caso, de los videojuegos. Una encuesta creada por mí en un grupo de Facebook en el que nos reunimos varios autores de blogs sobre este tema me ha confirmado en parte algo que llevo pensando mucho tiempo: que son muchos los jugadores que prefieren jugar una gran cantidad de juegos aunque ello implique no volver a tocarlos o no profundizar del todo en ellos, según sea el caso…

Mis inicios como jugador de videojuegos

Siempre, en cualquier cosa, hay una primera vez. En lo referente a los videojuegos hubo un instante en nuestra vida en el que se produjo ese primer contacto que nos convertiría en lo que somos hoy, jugadores. No creo que una experiencia, que en según quienes puede calar muy hondo, se olvide fácilmente y estoy seguro de que todos vosotros aún recordáis ese momento como si hubiera sucedido ayer mismo.

De versiones y “ports”

El tema de hoy no va de si un juego es mejor o peor. No, el tema de hoy versa (nunca mejor dicho) sobre una práctica, cada vez menos habitual y todavía peor valorada: las versiones de un juego, en particular a un sistema de menor potencia, cuya filosofía y percepción, además de su número, ha variado con el paso de los años, viéndose reducida enormemente en relación a tiempos pasados…

Qué espero de Kingdom Come: Deliverance

El próximo martes, día 13, es la fecha señalada en el calendario por Warhorse Studios para lanzar al mercado su largamente esperado juego de rol medieval Kingdom Come: Deliverance, una aventura que promete llevar el realismo un paso (o varios) más allá dentro del género. Yo, interesado como siempre he estado por la cultura medieval entre otras, reconozco que me sentí atraído por su concepto desde que supe de este juego hace ya mucho. Ahora por fin tendré ocasión de comprobar si es o no lo que esperaba, aunque debo admitir que tengo todavía ciertas dudas…

Afición pendiente de un hilo

Este post no está escrito con ánimo de desprestigiar a un sistema o al propio mundo de los videojuegos pero lo que me ha sucedido esta tarde me ha hecho darme cuenta (aún más si cabe) de lo fino y delicado que es el lazo que todavía me une a él, y a pesar de que no voy a dejarlo de un día para otro no es menos cierto que, poco a poco, mi interés por las cosas nuevas no es ni de lejos el de antes y que va decayendo a medida que pasa el tiempo. Pero vayamos por partes…